banner-presidencia
14°/29° 31agosto2014

Los derechos de autor

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

agosto 20, 2014

Rafael Cardona*

Ni siquiera en los peores momentos de delirio soñó alguien dirimir sus derechos de autor con un chimpancé. Y mucho menos perder el pleito.

La historia de David Slater es absolutamente fantasiosa, tanto como para ser real.

Slater trabajaba en Indonesia cuando un macaco le arrebató una cámara –los monos de esa zona tiene n fama de ladrones—y de alguna manera se tomó una auto-foto, eso ahora conocido como “selfie”. EL fotógrafo se quiso pasar de listo y con ánimo de lucro distribuyó la imagen, con la historia adjunta. Pero con ese mismo talante los editores de la Wikimedia distribuyeron la casualidad fotográfica y se negaron a pagar siquiera un penique.

–¿La razón?

David Slater no es el autor de la foto, sino el simio quien por cierto no ha reclamado el pago de sus derechos. Slater argumentó la propiedad de la cámara, pero eso no convenció a nadie, la cámara es una herramienta muerta hasta la intervención de un fotógrafo sea éste un chango o el señor Álvarez Bravo.

Esta historia recuerda aquella célebre pieza de la ciencia ficción en la cual un chimpancé solitario frente a una máquina de escribir y entrenado para imitar los movimientos de un escritor, terminaba escribiendo con puntos y comas el Quijote entero, dictado por la casualidad, el azar o la magia sublime.

Pero en el caso del macaco ladrón de Indonesia, uno debe preguntarse si en verdad los derechos le pertenecen. En rigor yo diría que sí con lo cual deberíamos abrir un paréntesis en la realidad para analizar si los irracionales tienen derechos de autor.

Por ejemplo, se les deberían pagar a los animales confinados a la soledad de los pocos circos cuyos servicios pueden ser utilizados todavía. Los muchos animales cuya inteligencia los hizo célebres como Rin-Tin-Tin, por ejemplo o Lassie, también deberían ser cobrados a favor de los canes quienes ya por esa sola cosa podrían abrir una cuenta bancaria.

Por otra parte la actitud del fotógrafo es absolutamente insostenible. Las fotografías son de quien las toma, no de la cámara con la cual se toman.

Hace años un fotógrafo mexicano hizo una placa inolvidable. Un grupo de mujeres en Chiapas, empujaba del pecho a los soldados quienes no hacían sino resistir con las armas recogidas. El fotógrafo la entregó al periódico donde trabajaba pero después la vendió como suya, apoyado en el principio del inalienable derecho de autor, distinto de los derechos de publicación de las editoriales.

Aunque el asunto no llegó a los tribunales, Pedro Valtierra recibió, a fin de cuentas, el premio Rey de España por su trabajo; no así el periódico donde lo publicó, por su edición y divulgación.

Por mi parte yo le pagaría al cuadrumano.

Analista*

Infantilismo y “tatas” de cartón

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

julio 23, 2014

Rafael cardona*

Cuando se acabaron los argumentos vinieron los recursos escenográficos. Muy serio, como si de verdad le estuviera cortando un  gajo a la epopeya, el senador Zoé Robledo le dio la bienvenida a la poesía. Alguna vez la poesía tuvo un escaño, yo recuerdo, cuando era senador Don Carlos Pellicer. Y nunca hizo desfiguro alguno. Pero eran otros tiempos.

Bienvenida sea la poesía, dijo desde la tribuna.

Se colgó, facilito, del centenario de Efraín Huerta y colocó (o le mandó colocar a un chamaquito del “#yosoy132”, devenido en tameme) lonas plastificadas en las cuales se habían hecho pedazos los célebres “poemínimos”, con burdas y torpes paráfrasis.

Por ejemplo, si Huerta dijo: “Hoy amanecí dichosamente herido de muerte natural”; la manta vertical decía: “Hoy amanecí trágicamente herido de reforma energética”. Parece cosa de niños. Y quizá lo sea.

Por fortuna Huerta no está presente para lamentar el uso de su obra, jocosa, profunda a pesar de todo; alegre y llena de guiños críticos, pero sí está el senador Zoe quien no ata ni desata, como tampoco lo hacen quienes han colocado junto a los micrófonos de sus lugares, caretas del Tata Cárdenas, muy similares, por cierto a aquellas usadas por los estudiantes de la Iberoamericana en la emboscada contra Enrique Peña en la Iberoamericana. En aquella ocasión no eran del general de Jiquilpan, pero el recurso es el mismo.

Como sea el Senado concluyó su trabajo, las reformas ya están en poder de los diputados y ahora sólo queda esperar su devolución, los cambios introducidos y el desahogo de las cosas para un periodo posiblemente por iniciarse el cuatro de agosto, si las cosas no cambian.

Y si los cargadores de la escenografía de Zoe, parecían tamemes, quedan también para la memoria de la altura senatorial, los “Memes” de Javier Lozano quien pone en la red caras de canes  y mascotas para burlarse de los perredistas reacios a la reforma. Un perrito (entre otros destinatarios) con la leyenda dedicada a Dolores Padierna: “Padierna de Bejarano habla del saqueo del siglo. No pus sí”. Y entonces los amarillos se llenan de furia.

ORTOGRAFIA

Cuando éramos niños los maestros de “Lengua Nacional” (así se llamaba la enseñanza de la gramática), nos ponían un ejercicio muy fácil palabras homófonas. El profesor dictaba: a ver jóvenes, escriban: “Vaya con la yegua baya que saltó la valla” . Tres formas de escribir una palabra de idéntica sonoridad, pero de distinto significado.

Eso le habría servido al anónimo redactor del diario ”Reforma” quien  ayer hizo un pié de foto con este dislate de primerizo:

“La discusión de las leyes energéticas en la Cámara Baja está asegurada. El salón donde sesiona la Comisión de Energía se encuentra bajo resguardo, fueron colocadas vayas para controlar el acceso, policías federales reforzaron, etc.”

Pues habrán sido colocadas “vallas”.

Y por otra parte, pues la discusión no está asegurada. Estará asegurado el recinto donde estas se van a realizar. Pero en fin, cosas del “espanglish”.

Analista*

La tragedia de Brasil

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

julio 9, 2014

Rafael Cardona*

Ni siquiera un neófito del futbol podría haber creído la vista de sus ojos: el equipo de la invención coreográfica del deporte; la magia ausente, el estupor de un estadio y la absoluta estupidez colectiva de once jugadores perdidos en la inmensidad de una llanura ajena a su tradición y minada por el ridículo.

La demagógica solución brasilera en cuya simpleza conceptual se quiso atar y probar la grandeza imaginaria de un sistema político (“salivinha pura”) con la gloria del deporte, se derrumbó tan estrepitosamente como el racimo de cuero de los inclementes obuses germánicos, uno a uno sin pausa ni piedad.

Cada uno de esos goles en contra demostró la fragilidad de todo un enorme aparato de propaganda ejercida con enormidad de gasto durante el gobierno de Luila da Silva y después de su entenada ( y ahora rechazada) Dilma Roussef a quien ya no le alcanzan ni los pretextos ni los somníferos.

Pero eso, en verdad, no es lo más grave. Lo peor está por venir. O por llegar. A Brasil le espera la celebración de los Juegos Olímpicos, lo cual nada más significa una cosa: salir de la sociedad mafiosa con la FIFA para caer en la complicidad con el Comité Olímpico Internacional.

La Olimpiada (para usar un término genérico) no le sirve de nada a nadie, son fastos caros, inútiles e innecesarios gracias a los cuales los países se endeudan para ganancia de los olimpistas del escritorio y los fabricantes de artículos deportivos, las televisoras y los patrocinadores. Cosa de publicistas, no de deportistas.

Ya ayer los comentarios de O`Globo eran severísimos:

“Como ocurrió durante la inauguración de la copa del Mundo, la presidente fue de nuevo abucheada y agredida por un coro enorme de enojados torcedores quienes repetían los insultos de la primera ocasión: “Dilma; que te den por el culo”, expresión grosera, grosería si la hay cuya densidad contestataria no se va a disminuir si esta columna la omite. Las cosas como son.

La derrota del equipo verde amarillo ni significa nada en el terreno deportivo en el cual de por si las cosas no significan nada si uno las descuelga del muro de la mitología deportiva.

Pero sí tiene enorme importancia en el sentimiento colectivo al cual se aferran los políticos en su eterna búsqueda de popularidad y justificación. La falsa fraternidad a la cual convocan los deportistas, el sentimiento de unidad o como se ha dicho, la elevación de la autoestima del pueblo, no dependen de un espectáculo ya repudiado de antemano.

Al menos no en estas ocasión.

Analista*

El “Donjuanismo” panista

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

julio 2, 2014

Rafael Cardona*

Al parecer los panistas de la delegación Benito Juárez detenidos en Brasil por haberse propasado, primero, con una señora de (para ellos ) irresistibles redondeces y después protagonizar una gresca peleonera de gandaya barriobajero, con varios heridos de seria condición, no son sino fieles a las condiciones a su arrogante militancia.

Una cosa es ser Don Juan y otra creerse “Don Juan”. Y de eso al parecer en la delegación (de la cabeza a los pies) hay ejemplos. El propio delegado Jorge Romero sabe un poco de ese síndrome cercano al acoso o por lo menos a la incurable terquedad. No es lo mismo construir la “Carretera del amor” , como hizo alguna vez un célebre panista que buscar con insistencia entre las marchitas flores del rechazo.

Pero en fin, los funcionarios panistas víctimas de su alcohólico devaneo, protagonizaron una escandalito muy semejante, por sus consecuencias, al célebre caso del señor Miguel Gómez Mont (del mismo partido) quien en el pasado mundial de Sudáfrica “agarró” la jarra y escandalizó hasta el hartazgo. Lo echaron, como al parecer no ocurrirá con éstos, pues ya se tramitan gestores y abogados para sacarlos del brete a pesar de la severidad de la justicia brasileña. Y si falla la gestoría, entonces conocerán la cesantía y el “calabouço”, palabra (portuguesa) cuya exacta traducción es calabozo.

Los detenidos en Brasil son (todavía) funcionarios de la delegación Benito Juárez. “Se trata (El universal) de Sergio Israel Eguren Cornejo y Rafael Miguel Medina Pederzini.

“Sergio Israel Eguren Cornejo es actualmente director general de Desarrollo Delegacional y Rafael Miguel Medina Pederzini es Director General de Coordinación de Gabinete y Proyectos Especiales en Benito Juárez. Tanto Eguren Cornejo como Medina Pederzini fueron diputados locales del Partido Acción Nacional en la V legislatura de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) de 2009 a 2012”.

Se trata de el más notable reducto de los panistas en la ciudad de México, no se sabe si por un arreglo bajo cuerdas con el PRD o por una real voluntad ciudadana expresada cada tres años. Sea como sea la delegación, la más sencilla y homogénea está todavía bajo su control, lo cual no implica ninguna patente de eternidad. Las negociaciones de la Reforma Política del DF podrían incluir su desplazamiento.

Y no como consecuencia del complejo de Casanova de sus funcionarios. Simplemente por la natural rotación política en un esquema de competencia electoral y renovación administrativa.

Como es lógico, Jorge Romero, el delegado se ha deslindado (vaya lindo verbo) y se ha puesto a mirar los toros desde la barrera. Como siempre.

Analista*

Futbol, mentiras y demás

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

junio 11, 2014

Rafael Cardona*

Estamos viviendo -no como los españoles en la democracia o en la monarquía- la tambaleante hora de un rey que se va y un rey que llega, y le toca al Presidente de México ser el último con el que tiene relación don Juan Carlos.

En una gira del Presidente de la República que, al igual que todas las demás, ha servido para la promoción de las reformas a las que México está enfrentado, como una herramienta necesaria para su futuro.

Antes de que el Presidente de México llegara a España se rompió la sociedad con la compañía Repsol. Repsol, durante mucho tiempo, fue un engaño al cual se prestó el gobierno de Felipe Calderón; Suárez Coppel firmó la ampliación de las acciones.

El otro engaño, hoy lo vemos con toda claridad, fue Petrobras. Cada vez, si tú recuerdas, en los últimos años, que hablábamos de la modernización de México, el ejemplo era Brasil; todos queríamos ser brasileños y teníamos como gran santón, como tótem, al señor Lula Da Silva.

El señor Lula Da Silva a mí siempre me pareció un gran demagogo, y me lo sigue pareciendo, tan gran demagogo que cuando dejó la Presidencia en manos de una mujer, en aquel tiempo dócil a la política que él había aplicado y se dedicó a dar conferencias por el mundo y a seguir la receta de todo buen conferenciante, que es, ¿cuál?, decirle a la gente lo que la gente quiere oír, esa es la diferencia entre una buena conferencia y una mala conferencia.

Pero de pronto nos damos cuenta de que el Brasil de Lula es el Brasil de los problemas no resueltos, antes, los problemas agudizados, ¿por qué?, por una razón contra la cual no puede la política.

Son más de 205 millones de brasileños, de los cuales, el 80 por ciento son un lastre para el desarrollo de ese país; que ha pasado por las vías del subdesarrollo, aun en vías de desarrollo, el país emergente, el BRIC… puro y absoluto cuento de propaganda, propaganda neoliberal disfrazada de populismo emergente y de asistencialismo, Hambre Cero y todos esos cuentos.

Hoy estamos viendo cómo les estallan las cosas a los brasileños y cuando estallan las cosas de los brasileños y gracias a una estabilidad económica notable por parte de México, Lula se convierte ya no en el promotor de alquiler de la Cruzada contra el Hambre. Todos recordamos el año pasado…

En abril, el 11 de abril del año pasado, si no me equivoco con la fecha; Lula estaba vestido de “chamula” y perdón por el ripio, pero así estaba.

Se fue, se disfrazó de indio mexicano para estar con Rosario Robles y el presidente Peña en el arranque de la Cruzada contra el Hambre, y empezó a poner su taxímetro de los elogios y le dijo al Presidente, lo que el Presidente quería oír y le dijo a Rosario lo que Rosario había convenido que iba a decir, después de un contrato de servicios con la fundación que tiene Lula, que de eso vive; vive de andar dando conferencias y palmadas en el hombro a quien se las quiera pagar.

Analista*

El elefante en la memoria

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

junio 4, 2014

Rafael Cardona*

Cuando conocí al Rey Juan Carlos, fugazmente en una ceremonia oficial, era todavía el tiempo en el que él gozaba de este prestigio enorme que le había dado su defensa de la democracia, frente al golpe fallido de Tejero. Después supimos que él había complotado para dar ese golpe y de pronto, todo su gran prestigio empezó a deteriorarse con una gran velocidad.

Una gran velocidad que a mí me dice hoy que España empujó al Rey a la abdicación, porque es preferible conservar la monarquía y perder al monarca, que conservar al monarca y perder la monarquía.

Entonces, dos detalles aparecen, dos palabras aparecen en su texto de renuncia, que está impecablemente escrito, pero hay dos cosas que se deslizan por debajo, así como serpientes malignas, una la palabra crisis y la otra, la palabra abdicación.

Cualquiera que analice ese texto, lo que está diciendo el Rey, es que él no pudo con la crisis, y yo digo, con las crisis, porque no pudo con la crisis económica que está sofocando al futuro de España, pero tampoco pudo con las crisis de credibilidad de la monarquía o por lo menos de esa casa real.

Estaba metido en los escándalos de las hijas, los divorcios, los negocios de Undargarin, la presunta complicidad de la Infanta, la triste condición de mujer abnegada, la reina Sofía, que ha aguantado todo en silencio, absolutamente todo; bueno, ni Hillary Clinton se vio tan silenciosa frente a las “calaveradas” de su marido.

Entonces, no bien se terminaba de digerir la noticia de la abdicación, cuando ya los grupos radicales en España, están pidiendo la abolición de la monarquía.

Yo en lo personal,  creo que las monarquías, son unas venerables pero necesarias piezas de museo, para los países que han desarrollado su historia en esas condiciones.  Nosotros, excepto los brasileños, no sabemos lo que son las monarquías. Aquí tuvimos dos emperadores sin imperio, pero eso es propio de los mexicanos, que tenemos chocolate sin cacao, y a veces tenemos periódicos sin periodistas, no importa, los mexicanos somos así, pero los brasileños tuvieron otra forma de su historia.

¿Qué le espera a España? Yo creo que le espera la preparación de un Rey, que no va a encontrarse con los momentos estelares que tuvo su padre, por ejemplo, los 500 años del Encuentro de Dos Mundos, que fue ocasión para la fiesta y el fasto y el recuerdo de la contribución española a la construcción de un nuevo mundo.

En lo político, la Cumbre Iberoamericana, que reunía a todos los países de América, sin Estados Unidos, y que empezó en Guadalajara y ahora ha seguido en cada capital de América Latina, incluyendo Cuba. Yo estuve en la reunión de Cuba y Fidel Castro, harto de las cosas de la democracia y que lo estuvieran puyando ahí, porque no era un jefe de Estado electo, le dijo a Juan Carlos, “aquí todo mundo dice que yo soy un jefe de Estado que no fui electo por el pueblo, pues tú tampoco, Juan Carlos, tú dices cuándo convocamos a elecciones tú y yo”.

Bueno, pues eran las cosas de Fidel, pero en fin. La Cumbre Iberoamericana fue un espacio de intervención geopolítica muy importante para España, y fue idea de este Rey que hoy se va.

La Asamblea del Idioma, estas reuniones de la lengua, la primera de las cuales fue en Zacatecas, con un lujo que en ese momento no se podía dar ninguna otra lengua del mundo, ni el alemán, ni el inglés  ni el francés; llegar a la reunión con tres Premios Nobel vivos, que eran la exhibición del poderío cultural de la lengua española.

El Premio Cervantes, el Instituto Cervantes; en fin, todas estas cosas que le dieron al Rey, todo ese gran momento de esplendor, pero no hay momento de esplendor que pese más que un elefante muerto y a partir de ahí, este señor se comportó como un elefante que iba buscando el mítico cementerio de lodo, donde se hunden los paquidermos y ya desaparecen para siempre, y hoy desapareció.

Analista*

El fracaso de Calderón

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

mayo 21, 2014

Rafael Cardona* 

Tal y como lo dije en la radio le ofrezco a usted el análisis de la victoria de Gustavo Madero en el PAN. con un agregado: ni es definitiva ni tiene tiempo para cosas mayores. todo se verá en la elección intermedia. el cielo o el infierno: alzar el número de diputados o desplomar al partido por debajo de su comprometida línea de flotación.

“…Esta no fue una elección entre dos personas, este fue un “ajuste de cuentas” en el Partido Acción Nacional, y voy a decir por qué, por qué fracasó Felipe Calderón.

“Felipe Calderón fracasó porque nunca se dio cuenta de que en su afán de imitar al PRI, que fue una de sus obsesiones desde la Presidencia, les quitó a los panistas un orgullo, si se quiere un orgullo simbólico, pero orgullo al fin, de que ellos son democráticos.

“Ellos dicen que son demócratas y democráticos, y que ellos son quienes le han traído a la política mexicana la decencia que el PRI rastacuero y enchamarrado, y sombrerudo, le quitó, frente a ellos que eran los ilustrados y las personas decentes, educadas de misa de 11. Bueno, y les quitó eso.

“¿Cómo se los quitó? Se los quitó como se los quiso volver a quitar ayer y no pudo, aplicando la teoría infalible del dedazo en la designación del presidente del partido.

“Felipe Calderón, hacia el interior del PAN, los volvió vulgares y corrientes; les impuso a dos presidentes, a Germán Martínez y a César Nava. Esos ganaron con un voto cada uno, Madero por lo menos ganó en un proceso abierto, legal hasta donde se puede apreciar; y en el cual  la mayoría de sus compañeros de partido votó por él.

“Está muy bien, es la primera vez que se hace eso. Antes se hacía por delegados, y los delegados se manejaban de acuerdo con la fuerza de uno y de otro señor, por eso le ganó Calderón a Santiago Creel, porque tenía la estructura, porque tenía el conocimiento.

Pero embelesado con el poder, sin darse cuenta de que era el no poder, Calderón les impone por dedazo a dos presidentes del partido y todavía hace algo peor.

Fíjate cómo la política nos pone paradojas. Al señor Manuel Espino, que había ganado una elección presidencial, lleno de rencor y de odio, lo expulsa del partido. Lo saca. Al que ganó la presidencia lo saca; al histórico lo echa.

“En cambio, los panistas al que pierde la elección presidencial, a ése lo ratifican, o lo reeligen, como se quiera. ¿Qué nos enseña esto?, ¿cuáles son las lecciones de las reelecciones?

“Bueno, la primera, que Gustavo Madero se puso a hacer política, política de a de veras y se adhirió al Pacto por México e incidió y cambió cosas, y modificó, y su gente intervino en la reforma energética, y su gente rechazó la reforma fiscal, y su gente entró a la reforma laboral, y su gente hizo política con el poder, pero con la fuerza de la oposición que sabe negociar. Negoció y ganó.

“Los calderonistas, que tienen las manos muy manchadas, aprovecharon todo el asunto este de los moches y los casinos, y esto y el otro para enlodar a esa parte del PAN, sin darse cuenta que al enlodar a esa parte del PAN estaban enlodando al partido completo. Un partido no puede estar medio sucio; si está sucio, está sucio parejo aunque haya personas limpias, pero el partido se ensucia.

“Entonces, ¿cuáles fueron los agravios de Calderón en contra del PAN?

“Uno, instaurar el dedazo como método de elección; otro, instalar el nepotismo simbólico, eso de mandar a su esposa a hablar bien de su candidato es de una mediocridad infinita. La señora, pues… la señora pues “jala parejo”, pues es su marido, ¿no? Tiene que ayudar. 

Entonces les hace todavía el otro agravio, les expulsa a un presidente ganador, al que le inventan cosas y después ni siquiera tiene la valentía de actuar de frente, siempre manda a gente.

“Es momento de que él y su familia entiendan que su tiempo, su dominio, su hegemonía, su predominio, en Acción Nacional ya se acabó y que dejen que los nuevos panistas decidan el futuro de su partido, a ver si los nuevos panistas lo hacen mejor que ellos, vamos a ver”.

Analista*

Michoacán, ¿principio del fin?

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

mayo 14, 2014

Rafael Cardona*

Han pasado 100 días desde la instauración de una figura única en la administración pública de este país, que es la de un comisionado plenipotenciario, quien coordina todas las delegaciones federales presentes en un estado de la República y determina la estrategia a seguir en un asunto, en este caso el asunto de la inseguridad michoacana, que estaba llegando a grados verdaderamente de anarquía.

La anarquía se derivaba de dos fuentes> por un lado la delincuencia organizada y por el otro lado los grupos de resistencia social o las guardias comunitarias, que se oponían a estos otros, pero en algunos casos, competían con ellos.

Eso creaba un tejido tan cerrado tan difícil de entender, que era muy complejo encontrar en dónde estaba la trenza de esos intereses y si todas las personas que se presentaban como defensores auténticos y espontáneos de sus conciudadanos lo eran en verdad, o se trataba de personas que estaban utilizando esa inconformidad para trabajar en favor de la delincuencia organizada.

Entonces había ahí un juego de espejos y un juego de máscaras, la máscara sobre la máscara de la máscara enmascarada, que hacía realmente complejo abordar el asunto.

Y el asunto se abordó y desde mi punto de vista se abordó correctamente, correctamente, en tanto a atender una emergencia, incorrectamente, en tanto que ocurre algo m[as.

El desplazamiento de los poderes constitucionales legítimos, electoralmente impuestos por los ciudadanos. Pero también es comprensible por una razón, porque no es el papá del niño. Es el gobernador, llegó ahí por la fuerza del voto y eso le da una legitimidad y eso le da una representatividad, pero lo que todos sabemos, Fausto Vallejo llegó ahí como parte de un aparato electoral del Partido Revolucionario Institucional y  su coordinador de campaña y después secretario de Gobierno, y después sustituto como gobernador interino y después, en contra de la opinión de muchas personas, nuevamente secretario de Gobierno y hoy huésped de Almoloya le ha marcado un destino irremediable.

El señor Vallejo no tenía porqué disfrutar los avances de una estrategia que ni fue suya, ni ayudó a poner en práctica.

Analista*

La pobreza democrática

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

mayo 7, 2014

Rafael Cardona*

Más allá de cualquier otra consideración, el segundo desplegado de Alfonso Cuarón en su campaña personal por incidir en la cuestión energética nacional, cuando las leyes secundarias se comienzan a discutir, vale la pena analizar si hay certeza en sus juicios sobre la pobreza democrática, consideración sobre la cual argumenta su exigencia de un debate por televisión, con horarios previamente escogido por él y con duración  determinada por su propio y personal juicio.

Esta es parte de mi intervención sobre el tema difundida el cinco de mayo:

“…el señor Cuarón le dice al Presidente que gracias por haberle contestado, pero que sus respuestas no pueden ni deben agotar la discusión -¿cuál discusión?- cuando un señor presenta 10 preguntas y piden que se las contesten, no está discutiendo, está pidiendo información, ahora ya sabemos que sí era una discusión, o sea el señor Cuarón no quiere debatir, quiere discutir.

“Pero no quiere debatir él, quiere que otros debatan el tema, tema que a él y a las personas con las que ha discutido el asunto.

“Dice: “Al igual que varias personas con las que he discutido este tema”, ¿y para qué discute, con quién discute?, discute con sus amigos, discute con la gente con la que puede hablar, en fin.

“El dice, “personas con las que he discutido el tema, lamenté la pobreza democrática durante el proceso de aprobación de las reformas constitucionales”.

“A ver, la pobreza democrática es ceñirse a los procesos legislativos que este país tiene constitucionalmente establecidos, ¿eso es la pobreza democrática?

“Entonces lo democráticamente pobre no es la discusión de las reformas, sino el país y le está pidiendo al Presidente que haga otro país en donde no haya pobreza democrática, o sea, si no se van a hacer las discusiones en el Congreso, ¿en dónde se van a hacer, en la televisión?

“No, la televisión no es para eso. Puede ayudar a eso pero no es para eso, que yo sepa, la televisión no tiene porqué legislar ni participar en el proceso legislativo ni sustituir de ninguna manera a los poderes de la Unión, a menos que no estemos de acuerdo con nada y que lo políticamente correcto sea decir: es que lamenté la pobreza democrática durante el proceso de aprobación.

“Y después dice acá que los medios tuvieron “un pobre desempeño”, o sea que aquí todo el mundo es pobre: pobre democracia, pobre participación de los medios.

“Bueno, entonces si todo en este país es producto de la pobreza intelectual y la pobreza política traducida en la pobreza democrática que el señor Cuarón le señala con un dedo de fuego a su país, porque creo que todavía es su país, bueno, entonces tenemos que creer lo lo que él dice y él dice, la calidad de una democracia dependen en mucho de sus debates públicos y estoy de acuerdo”.

Por eso llevamos años y años debatiendo el tema, pero quien vive en el extranjero, a veces no se da cuenta. O le cuentan mal.

Analista*

La tormenta en el Senado

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

abril 30, 2014

Rafael Cardona*

En donde hay pluralidad y concurrencia de fuerzas políticas, naturalmente, hay conflicto. No puede pretenderse la unanimidad o el consenso constante en todo y por todo y para todo.

Cuando hay fuerzas políticas concurrentes y en muchos casos divergentes en sus fines, en su estructura en su ideología, si todavía alguno tiene alguna ideología o algo parecido. 
No nos deben preocupar ni espantar este tipo de jaloneos, pero el asunto de las reformas a mí me llama mucho la atención.

No sabemos la verdad de todo, las reformas ¿qué son?

No me refiero a su contenido, me refiero a si la reforma como oferta política de operación de un gobierno es un recurso, es un hallazgo, es un proyecto nacional o es un recurso político de continuidad y de afianzamiento en el poder.

Llevamos más de dos sexenios completos oyendo sobre reformas y reformas y reformas que no se hicieron, que no se pudieron, que no se lograron. Sin embargo, el país siguió viviendo, siguió viviendo y el mundo, me lo crean o no los politólogos mexicanos, el mundo siguió girando su propio eje con nuestras reformas o sin nuestras reformas.

Porque la principal obligación de los seres humanos es hacer que el mundo siga dando vueltas. Entonces, la vida continúa.

¿Qué es lo que detiene todo este asunto?

Este asunto no puede quedar ajeno a la discusión interna del Partido Acción Nacional (con todo y su debate) , y ahí es donde uno se pregunta: ¿las reformas son el elemento de solución definitiva de problemas nacionales, frente a los cuales todo el mundo debería de estar de acuerdo? O son los caminos que se escogen para afianzar a un partido o a otro en el ejercicio del poder.

 Y en la conquista de más poder, que esa es su finalidad, del partido que está en la administración, del que estuvo y del que quiere estar porque nunca ha estado.

Todo mundo al ceder en un posición quiere avanzar en otra porque así se está construyendo el juego, “democrático” en nuestro país y en cualquier otro.

Hemos visto cómo el presidente de los Estados Unidos casi llora frente a las cámaras de televisión porque el Congreso no le aprueba sus reformas, ya sean en medicina, en asistencia pública, en solidaridad social hacia el pueblo norteamericano, donde también hay muchos pobres, o porque no le permiten una reforma migratoria que humanice la vida de los Estados Unidos, país de inmigrantes.

Y llora y se queja y dice: “Mi reino por 62 votos que me faltan”, no se los dan los afines al “Tea Party” y los otros y tal cual.

No, no hay concurrencia para que otro se luzca. Esa es la naturaleza de todos estos jaloneos.

Analista*

Histórico