14°/29° 28julio2014

¿Pronto podrían darse ajustes en el gobierno de Peña Nieto?

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

julio 27, 2014

Gilberto Herrera Medina*

Con toda certeza no es muy oportuno opinar lo que a continuación se escriba: Los agudos observadores de la política nacional, que no han desaparecido del todo, podrán opinar que ya se han dado suficientes barruntos visibles de que pronto podría haber y habrá algunos cambios en las distintas esferas de Gobierno del Presidente Peña Nieto.

¿Por qué decimos esto? Porque en política nadie se puede lucir hasta más allá del ámbito que le corresponde y sin asumir sus tareas como realización individual, tal y como se ha visto durante el proceso de aprobación legislativa de las Leyes Energéticas.

Dos gentes es posible que dejen el escenario que hoy ocupan, en medio de los reflectores de los medios, así se ven las cosas, a menos que se ponga límites y se sofrene su protagonismo, pero dudamos que ello suceda sin llegar a la medida extrema, como ya aconteció con el doctor Manuel Mondragón y Kalb, que no desperdiciaba ocasión de lucirse con declaraciones, como si el gobierno hubiera sido hecho para él.

Dos personajes ocupan el campo central de la política nacional: el Lic. Miguel Ángel Osorio Chong y David Videgaray, Secretario de Gobernación y de la Secretaría de Hacienda, respectivamente.

El Secretario de Gobernación se le mira un hombre equipo hecho al trabajo y al desempeño de la cosa pública, un profesional de la política, con experiencia, que ha enfrentado en corto y de lleno los más diversos y difíciles problemas, colocándose cerca de los mismos, decidiendo las cosas y negociando con quien tiene que negociar.

El Lic. Videgaray, hombre cercano al Presidente Peña Nieto, al frente de la nada fácil Secretaría de Hacienda, donde no todas las cosas salen siempre bien a él y a cualquiera de los que precedieron en el cargo de por lo menos 1982 a la fecha.

La negociación internacional de las finanzas y otras materias, pasan por el puente de la Secretaría de Hacienda y ahí se matiza y se articulan alianzas de las fuertes; esta vez no será la excepción, aunque la gobernación interna va a subir de tono y no sabe qué tan alto; esto le da y le dará mayor desempeño y finura en el manejo político a la Secretaría de Gobernación, lo va a necesitar el país, lo va requerir el gobierno del Presidente Peña Nieto, si es no se quiere llegar a los límites extremos que se alcanzaron con Calderón y antes, en que gobiernos fuertes como el de Gustavo Díaz Ordaz, el mismo de Miguel de la Madrid, al que la crisis bancaria internacional le permitiera diluir sus propias dificultades a la luz de abrir las fronteras del Libre Comercio y que hoy ya no entraña alivio algunos a la crisis mundial.

Se mira que el Partido en el Poder, o lo que resta del mismo, no se hallan en las mejores manos con todo y la experiencia del actual dirigente nacional, Lic. César Camacho, ex gobernador del Estado de México, pero que se le mira con poca movilidad en el manejo de ese organismo semivivo, por no decir muerto ya definitivamente.

¿Quién podría substituirlo y en qué momento? No lo sabemos, como si lo electoral del país fuera cosa consumada, cuando alrededor de esos procesos andan los problemas más delicados y difícil del país.

Desde luego la Secretaría de Gobernación es pieza clave en la cuestión partidaria; ´pero el trabajo político no puede hacerlo directamente el titular de esa Secretaría, sino que tiene qué operar la propia dirigencia y hasta ahora no se ha visto que esto suceda.

La reforma energética tiene y va dejar secuelas de gran agitación y movilidad social y para que las aguas no desborden el cauce democrático se necesita política interior y de otra, entre ellas las hacendarias, de gran calado.

La crisis mundial va agudizarse. Las elecciones presidenciales en EU están a la puerta, en mundo entero se mira convulso. ¿Cómo capotear el temporal nacional e internacional? No se miran estrategias fáciles y de maniobra, valederas a tal grado de una vez por todas, que le permita al gobierno ganar tiempo y espacios. El campo mexicano se va agitar, hace tiempo que se abate sobre el mismo la peor crisis de su historia, sin contar naturalmente la Colonia y el Porfirismo, lo mismo que las primeras tres décadas del siglo pasado hasta la llegada al poder del general Lázaro Cárdenas del Río.

El ITAM Y La Ibero no dan cuadros de la inteligencia de un Narciso Bassols, de un Vicente Lombardo Toledano y menos la de un Fidel Velázquez.

Ese tiempo y esos personajes ya no existen, no se dan, no se hallan por lo que se ve en ningún partido, como tampoco se mira que haya ánimo para una negociación política de fondo con personajes que se mueven por ahora al margen del gobierno, algunos de ellos ya entrados en años y tal vez no quieran ya compaginar con la actual política económica que se centra en los contratos de los fundos petroleros. Esto es lo que vemos en el panorama del país y en el ámbito mundial.

Analista*

¿Una parte de la sociedad civil, o solo su burocracia?

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

julio 22, 2014

Gilberto Herrera Medina*

El constituyente legislativo que pretende representar a la sociedad civil, en la realidad representa a una sociedad civil minúscula, mini empequeñecida doblemente: primero dentro de sí misma, pequeño número de individuos, en el que el PAN es sólo una todavía más enclenque burocracia política y no así el PRI, que representa el espectro generalizado de la dispersión social, convertido en una expresión nominal, también político estatal, de lo que pudo ser el gran Estado Mexicano atorado por y en el imperialismo, al que hoy le entrega su testamento de burguesía arruinada en medio del desconcierto de la crisis mundial.

La izquierda, en singular o en plural, se encontró al final topando con su propio vacío de clase y en el mar electoral de la misma forma parcelado y repartido para ver si puede juntar esa pedacería.

Duro destino de orfandad clasista el de las clases medias empotradas en el edificio que ocupan las diferencias sociales de esta maltrecha sociedad civil mexicana, cosida con abuja de arrea al costal de los monopolios extranjeros que se volcarán sobre el país, para ver si logran la valorización de los dineros imaginarios que no constituyen inversión productiva alguna, sino mero numerario, multiplicado, no en barriles y en precios, sino en el crédito público que ingresará al torrente de la especulación mundial.

Nada se ha ganado y todo se ha perdido de golpe. Petróleo y electricidad son productos industriales, valores de la producción industrial, capitalización de sus activos fijos, cuyo uso y apropiación por parte del capital mundial crediticio, hoy por hoy, son un peso muerto y nada más, sin capitalización posible que pueda mover el círculo amplio del estancamiento mundial, que se mece en el sube y baja de las bolsas de valores y las paridades monetarias.

¿Y qué dirá el constituyente norteamericano, con las nuevas extensiones de la riqueza natural de que se ha apropiado? ¿De cuántos millones de emigrantes estamos hablando? ¿De cuánta pobreza incrementada estamos hablando, distinta a la que ya padece la sociedad civil de ese país, misma que nunca llegará a convertirse en parte de clase política de la gran nación del Tío Sam?

De un Constituyente Negro estamos hablando, mismo que, después de casi un siglo lograra tener un Presidente de color, de la misma manera que lo hicieran los hijos de los emigrados irlandeses, mientras el “panismo” nuestro, en los tiempos de cuando Maximiliano llegó aquí, traído y consecuentado por los mismo de siempre que, se solazaban lanzando injurias, tras injuria contra el Presidente que abolió una esclavitud por otra: la de los kukuxklanes que siguieron prendiendo fogatas frente a las cabañas de las familias emancipadas del acasillamiento feudal boyante del algodón exportado por millones de toneladas métricas hacia el caudal industrial inglés y, nosotros, hoy en México, repetimos la experiencia de irnos por la renta y sin las ganancias de nada.

Pero eso fue entonces, ¿ahora qué será? Y don Felipe Calderón y su cuadrilla, lo mismo que Fox, festinan el nuevo Tratado de Guadalupe Hidalgo, o peor que aquello. El Estado político y el Estado político a medio hacer, un frágil Estado en su largo y prolongado esfuerzo por llegar a serlo, apenas logrado en 1938; hoy vuelve las grupas del caballo que trajo a que fusilaran a Agustín de Iturbide en Padilla, Tamps., como no se hizo con Santa Anna y sí a la mala y a traición con don Vicente Guerrero.

La historia no se vale de constituyentes artificiales, aunque a veces así lo parezca, ni de concreciones formales pasajeras a base de diputados y senadores plurinominales, para integrar mayorías magras, más que los 70 millones de miserables que formamos la nación y lo que venga sin panes ni peces.

Analista*

EU y México, dos legislativos
asimétricos

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

julio 13, 2014

Gilberto Herrera Medina*

Cuando el presidente Barack Obama, hizo una propuesta al Senado norteamericano de una reforma fiscal que posibilitara gravar los ingresos mayores de 250 mil dólares, el Senado de ese país rehusó aprobar tal medida.

Innumerables cuestiones de cambios legislativos, se le han rechazado al presidente de Estados Unidos. ¿Por qué allá, esto es posible y se repite y, en México, parece suceder todo lo contrario?

La cuestión es de fondo y de forma, también histórico y desde luego atañe al sentido capitalista, imperialista, donde los grande poderes del capital financiero pueden hacer lo que las necesidades de esa descomunal valoración capitalista mundial exija, esto podría resumirse, hacer lo que sea y lo que convenga a la ampliación de esta expansión, hoy en entredicho con la crisis mundial.

El nivel de vida entre un país y otro, entre México y EU es diametralmente adverso al primero, no así los beneficios del capital, llamémosle tasa de ganancia, que corre a favor del trabajador norteamericano y de las masas medias; sin embargo el Senado norteamericano no ha legislado todavía para la reducción del salario, eso se da de otro modo con el desempleo y, en cambio, en México sí se legisla para que esto se suceda, aunque sea de manera indirecta y favoreciendo al capital mundial y en contra de los avances sociales y del desarrollo de nuestro propio país.

Porque por ejemplo, aquí se legisló para hacer posible la destrucción del ejido, para que el capital mundial, (inversiones extranjeras, llámese deuda externa e interna) se apropiara, los capitales productivos de toda la rama alimentaria existente y formada durante largos años de difícil desarrollo, no sin contradicciones.

Lo mismo se hizo con el capital ferrocarrilero, acerero, de comunicaciones, textilero, parte del capital energético y petroquímico, para abrirle mercado a la vasta producción industrial norteamericana, con mayores costos y precios de producción que la de México; pero, naturalmente, esto menguó el mercado propio en favor de aquel, la valorización desproporcionada entre un capital nacional y otro, los que se fundieron en uno sólo, pero al precio de bajarle nivel adquisitivo a campesinos, obreros de todas las ramas y a experimentar una gradual desocupación intensificada, por la importación de tecnología que incrementa la productividad, pero no el valor, comparativamente hablando, entre ese costo de producción capitalista y la parte desproporcionadamente mayor, asimétrica, entre la masa creciente de trabajo no pagado a las masas trabajadoras mexicanas, que producen más con esa tecnología, pero proporcionalmente se les paga menos, con la disminución del salario nominal y la parte impago de esa productividad intensificada, que no mana de las máquinas, sino del trabajo.

La misma inversión ferrocarrilera en rieles, trazo de vías y otros elementos de capital sigue rindiendo beneficios al capital ferrocarrilero del país vecino que se lo apropió a precio de ganga, con la aquiesencia del ex presidente Ernesto Zedillo, accionista y consejero de esos intereses hasta la fecha, además de recibir una pensión del gobierno mexicano.

Hoy se discute en las cámaras mexicanas varias cuestiones de capital importancia y se pretende confundir a la opinión pública, con particularismo legislativos ventajosos en lo general, para encubrir los mayores privilegios de uno y otro monopolio: el de la telefonía y el de la televisión en sus distintas fases.

Se dice, por ejemplo, que la reforma, conocida como telecom, al liberar sin pago las llamadas de larga distancia, el pueblo se ahorraría 22 mil millones de pesos anuales, lo mismo con la supresión del prepago y otras liberaciones legales.

Cierto, así es a primera vista. ¿Pero qué parte del pueblo y en qué cuantía recibe ese beneficio legal? ¿No se trata de liberar de ese costo a la inversión extranjera y a la nacional por parejo, sin que se les pueda en verdad equiparar desde ningún punto de vista? ¿Y qué capacidad tiene la actual red telefónica, para que al aumentar el volumen de llamadas ésta no se sature? Se trata de abonar el terreno para que la competencia internacional entre a la competencia en esta rama de los servicios; para que luego adueñados del campo, ellos dicten los costos de tal segmento; ¿Por qué ni modo que la tecnología se conduzca de manera altruista, bajando los precios tarifarios, en tanto se incrementa su inversión fija?

Pero esto sólo entraña la oferta de una torta, para ocultar la estrategia de una más acentuada penetración por parte del imperialismo en México, en la rama de telefonía como instrumento de uso y como medio capitalista de comunicación del capital.

¿Cuánto le cuesta el envío bancario y por otros medios, a los trabajadores mexicanos en el extranjero, de las remesas que se cifran en 22 mil millones de dólares, que serían alrededor de 300 mil millones de pesos? Les bajan las llamadas de larga distancia, pero no el costo del envío de las remesas centuplicadamente mayores. Y uno y otro segmento, la telefonía, lo bancario y la televisión son segmentos del mismo capital mundial en México. ¿O qué no cotizan todos ellos en la BMV y de Wall Street?

Simulan nuestros legisladores preocuparse de los intereses generales del pueblo, pero cierran los ojos frente a los cercos alambrados del capital mundial; dígase si no significa eso, que el Estado Mexicano pague publicidad en los medios televisivos a precios estratosféricos y otro tanto haga por el uso de la telefonía que este mismo estado político en manos de la misma clase, se desapropió para que se llegara hasta donde estamos tarifariamente, haciendo otro tanto con la red eléctrica, con la fibra óptica, con la inversión hidráulica que mejor sirve a las inundaciones que generar energía?

Pero unos y otros legisladores simulan darse de topes entre sí para engañar a las masas populares, con el particularismo de las llamadas a larga distancia; en tanto dejan intactas las estructuras, todas, del inevitable monopolismo que auspicia aquí y en China, el capital mundial. Esto es lo de fondo y no se quiere discutir, no tocar. Es más, se ignora como toda la explotación internacional, empezando por nuestro país que entregará por unos cuantos dineros el petróleo y lo que se halle en el Golfo de México, desde el subsuelo a la superficie.

La casuística económica y legislativa es inagotable. ¿En qué tanto y cuánto se benefician a 60 millones de pobres, por el hecho de que no se les cobre larga distancia y cuántos de ellos ni siquiera a teléfono llegan?

¿Qué empresas telefónicas dejaron de pagar impuestos al fisco, en el bloque de quienes dejaron de hacerlo hasta por 70 mil millones de pesos, como señaladamente así actuaron las empresas televisivas, entre otros, que ya no pagarán largas distancias?

Analista*

¡Naucalpan, rutilante estrella de la corrupción que concurre a Brasil!

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

julio 8, 2014

Gilberto Herrera Medina*

Aunque no creo que le gane en poder a Miguel Ángel Mancera, ni tampoco en corrupción, David Sánchez Guevara, presidente municipal del PRI, en Naucalpan de Juárez, estado de México, brilla como las estrellas rutilantes que fueron al Mundial del Futbol de Brasil, a donde también acudiera, según se informa por los medios nacionales, en un costosísimo vuelo privado a Brasil, que debió costar algunos, varios millones de pesos más que a nuestro flamante edil, al erario municipal y a su no poca crecida deuda bancaria. Antes, estos mismos medios, publicitaron que Sánchez Guevara, concurrió a un baile a la ciudad de Pittsburg, ex capital acerera de Norteamérica y todavía capital del estado de Pensylvania. Naucalpan ha padecido una retahíla de presidentes municipales, ninguna del PRD, aunque estimo que la cosa no habría cambiado nada el panorama adverso y desastroso por el que atraviesan los naucalpenses, hace poco más de 30 años. Naucalpan de Juárez, fue dominio panista y todos los ex ediles de ese partido fueron igual de bandidos y despojadores de los espacios públicos, parque nacional de Los Remedios, que sin remedio se ha ido convirtiendo en ´pasto de especuladores de la tierra, especialmente de la familia Durán Reveles, hermanos y páter mayor, dedicados todos colectiva y familiarmente a la construcción en los cerros aledaños a lo que antiguamente fuera el solar de Los Tlatilca, legendaria cultura que sólo dejara algunos testimonios cerámicos que se exhiben en un museo local y que es deslumbrantemente bello el vestigio que aquel pueblo viejo nos legara Naucalpan tiene un ´parque nacional de Los Remedios, que se comen a pedazos distintos constructores, asociados y al amparo de las licencias de nuevas edificaciones lo que deja pingues ganancias.

Esta corrupción no es privativa de Naucalpan, asola al país entero y sigue las huellas del enriquecimiento electoral burocrático, el mismo que practican la mayoría de los gobernadores, sea cual sea el fierro electoral partidario con que se erigen en tales. Desde que se fuera a Brasil, al Mundial del Futbol, Sánchez Guevara, miles de toneladas de basura se encuentran tiradas en las calles de esta demarcación; aunque de vez en cuando se ven circular algunas ruinas de transporte con este objeto, porque el parque vehicular destinado a tal cosa, seguramente se encuentra sin refacciones, sin llantas y con quien sabe cuántas carencias más. En Naucalpan se encuentra enclavado el llamado “Ejido de Oro”, a un lado sur de las torres de Satélite; pues bien, ese parque que dejara a salvo doña Esther Zuno de Echeverría, que tantas polémicas levantara por el hambre especulativa de la tierra urbana y su valor millonario, hoy yace convertido en pequeñas parcelas de explotación comercial, restringidas y de paga, como una forma de lastrar ese parque público que amenaza con convertirse en una ruina total.

En San Juan Totoltepec, comunidad limítrofe al Parque Los Remedios y usufructuaria de esas tierras, hoy sin destino agrícola, todavía subsiste un ahuehuete milenario, que se disputan algunos como el lugar a donde en verdad vino a llorar Hernán Cortes. Sea cual sea la verdad arqueológica e histórica, cerca y en las faldas del Cerro Moctezuma, todavía se dispone de parte de esa reserva, pero mermada a cambio de administración y al inicio de otra, porque por las buenas o por malas, o por las que sean, este espacio, como otros muchos es diezmado al lucro privado. Naucalpan de Juárez, aunque no se crea, fue hermoso y sigue siéndolo; sólo que tierras arriba, trastumbando el Parque de los Remedios y la zona de cementerios levantados a expensa de ese parque nacional yacen enormes espacios con pocos servicios y no mucha seguridad: son las colonias de la fuerza obrera y de servicios que propició los altas fuentes de recaudación, misma que permite que las pandillas electorales ambicionen el poder municipal de esta urbe. Aquí nace el famoso Río de los Remedios, hoy convertido en una cloaca y al lado suyo, paralelos, como tributarios de esta antigua corriente de agua una red de otros importantes escurrimientos, los que fueron cegados para aprovechar los espacios, aguas abajo, en magníficas residencias. Por Naucalpan hemos visto desfilar varios presidentes municipales del PRI y del PAN y, creo, que el campeonato de corrupción administrativa y de las otras, se la llevó el PAN, antes de la gestión de Sánchez Guevara, aunque su predecesora también del PRI, Azucena Olivares, se fue cargada con miles de millones de pesos, en tanto que año con año la población padece la crisis industrial irreversible que se abate sobre todos estos municipios aledaños, tan codiciosamente disputados, más que el santuario mismo famoso de la Virgen De Los Remedios y su acueducto magnífico que alza contemplando montañas de basura en este mes de julio del año 2014

Analista*

Vejaciones y encarcelados, de antaño y recientes

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

julio 6, 2014

Gilberto Herrera Medina*

Cuando se detuvo al ex gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva, vimos cómo se le gritaba que diera su nombre, luego se le rasuró de manera humillante; fue a todas luces un trato vejatorio revanchista, por no se sabe qué conflictos de poder, producto de una malquerencia política de altos vuelos. Pero cuando se detuvo a don Raúl Salinas de Gortari, no observamos igual trato.

Se supo que estuvo aislado, sometido a vigilancia total de día y de noche, pero sin otra cosa que se conozca digna de mencionar de maltrato físico. Otra cosa no sabemos. Al famoso general Arturo Durazo Moreno, se le mantuvo preso en una cárcel común, dentro de una sección especial aislada del resto de la población, en el Reclusorio Sur de Iztapalapa, pero no lo raparon ni le rasuraron el bigote; lo mismo aconteció con Jorge Díaz Serrano, ex director de Pemex, se le montó una persecución desde el Senado hasta el Reclusorio Sur, pero nada más.

A Joaquín Hernández Galicia, poderoso dirigente sindical de Pemex y a su socio Salvador Barragán Camacho, igualmente se les mantuvo bajo una fuerte persecución y custodia en el lapso previo a su consignación, pero nada más. Se cometieron otros excesos; desde inventarles y fabricarles delitos, pero la cosa no llegó a más, sin recluirlos en una cárcel de alta seguridad ni nada por el estilo. Se cometieron excesos en su aprehensión y humillaciones sin fin y la publicidad linchadora se hartó de ello y hasta la fecha es tema socorrido.

Entre los más recientes presos con algún tinte político sin que lo sean, puede citarse los casos del ex gobernador de Tabasco Andrés Granear Melo, a quien se le mantiene con toda comodidad en algún lugar, pero sin permitir que lo lleven ni siquiera a algún penal del estado que gobernara. Lo propio acontece con la maestra Elba Esther Gordillo, a quien se le mantiene con todas las comodidades y garantías que su pasada personalidad merece; pero nada de penales de alta seguridad y de ensañarse con ella con bajezas carcelarias, mal disfrazadas de medidas de seguridad.

Al señor Amado Yáñez Osuna, propietario accionista principal de Oceanografía, a quien se le permitió permanecer en libertad restringida en su propia residencia de Acapulco y a la fecha, apenas si se sabe en qué situación se encuentra; pero eso de raparlos y otros afeites, a ninguno de ellos, ni de estar recluidos en cárceles de alta seguridad, pese a la falsificación y obtención de lucro fraudulento por más de 500 millones de dólares.

¿En dónde se halla Gastón Azcárraga, de Mexicana de Aviación, que se sabe había sido detenido en algún lugar de EU, por habérsele acabado su visa de turista? Nada se sabe y algunos de estos poderosos delincuentes causaron quebrantos a la economía nacional por varios miles de millones de dólares; pero así es la cosa de la desgracia social de pertenecer a cierta clase social: unos, con derecho a robar y quebrar al que se deje y lo que les dejen; otros, por quítame estas pajas, se van hasta el fondo de lo peor que tiene la sociedad: Las cárceles de alta seguridad se dice.

¿Cómo se trató a Siqueiros y a Filomeno Mata, a Vallejo, a Campa y a Miguel Aroche Parra, mi amigo, hoy ya viejo y enfermo? Se les llevó al Campo Militar y algunos de ellos sufrieron vejaciones mil; pero no se estilaba raparlos ni tumbarles el bigote, para borrar su fisonomía social e individual. ¡Ya me imagino a Aroche Parra intentando quitarle el bigote y que éste lo permitiera bajo la peor condición! Pero nada de esto se intentó en ese tiempo.

Lo mismo sucedió con don José Revueltas y los cientos de presos estudiantiles del 68, a los que en cierta vez se les echó encima a los presos del orden común, logrando salvar la situación mi paisano Jacobo, dirigente campesino, quien se abrazó a la reja para impedirles el acceso, a pesar de recibir varias cuchilladas y golpes no se soltó de los barrotes.

Las cárceles son historia, fuente de historia y testimonio de la naturaleza degradante en que cae a veces la sociedad entera, México no es la excepción y “Lecumberri”, sigue siendo archivo histórico de papeles y documentos, como antes lo fue de mil barbaridades infinitas que se vivieron ahí.

A Hidalgo, Allende, Aldama y Abasolo, lo mismo que a don José María Morelos Y Pavón se les sometió a suplicios; a todos ellos se les fusiló y cargó de cadenas y, a los primeros, se les cortó la cabeza para exhibirlas después de muertos, en la Albóndiga de Granaditas, en la capital de Guanajuato.

¿El mundo sabe si se le rapó a Sarkozy, el ex presidente de Francia, el tiempo en que fue detenido, o que se le hubiera mandado a guardar en alguna cárcel de alta seguridad? El juicio contra la Infanta de España y su consorte, transcurre con normalidad y sin que se sepa que hayan sido detenidos algunos momentos en las rejas de barandilla Española alguna.

En China, a los defraudadores que formaron parte del gobierno se les ahorca, recientemente se publicitó uno de esos casos; pero se ha dado a conocer acciones de mutilación física, así sea el pelo u otra de sus parte.

Simplemente se les condena a la ahorca y la sentencia se cumple. Pero cada país, cada régimen tiene su historia, y las hay negras, siniestras, como las habidas en Chile, bajo el régimen de Pinochet, en que fueron asesinados y torturados cientos, miles de obreros y dirigentes sociales, tal y como actuó la Gestapo, en la Alemania hitleriana; pero en cambio el general Rafael Videla, al contrario de sus víctimas, vivió y terminó preso bigotudo y todo, sentado en una letrina y rumiando su bajo condición humana, si esto último se puede decir de semejante espécimen.

¿Pero para qué hablamos de detenidos de una y otra circunstancia política, si ya vimos como Felipe Calderón, formó una fila de presidentes municipales, mandándolos a una prisión de alta seguridad, para que después salieran libres durante el mismo régimen? ¿Qué sigue sucediendo en Michoacán? A José Manuel Mireles lo han pelado y rasurado el bigote. Se halla muy enfermo y con una diabetes avanzada y sin medicinas.

Se va a morir en prisión allá en Hermosillo, pero nada de esto cuenta para un condenado social por la sociedad civil en turno, el poder y la ley.

Analista*

El doctor Mireles, llevado a la tierra de Cajeme y Cananea

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

julio 4, 2014

Gilberto Herrera Medina*

“Antes como antes, ahora como ahora.” Cajeme Los extremos se tocan: La historia no sabe de simpatías, sino de intereses de clase y de esto se trata ahora, cuando no caben en una economía mercantil del Limón, el aguacate y de otros productos de la renta de la tierra en general, de la que viven centenas de rancherías de los altos de tierra caliente, en la zona que abarca Apatzingán, Tepalcatepetl, Coalcomán, Arteaga, Lázaro Cárdenas y Aguililla, ciudades densamente pobladas que, desde luego, no pueden vivir sólo el peonaje y del salario marginal a la renta de esos cultivos.

El General Lázaro Cárdenas del Río, tuvo a su cargo, en parte, la pacificación de estas regiones y otras, por la zona de Puruándiro y Tlazazalca, donde el movimiento cristero tuvo algún auge.

La manera de conducirse del General Cárdenas, frente a los cabecillas de este movimiento, es abismalmente diferente a los que se está haciendo ahora, donde parece advertirse un mero carrerismo político y la mezcla de otros intereses que contribuyan a la mediatización de quienes rechazan las reformas energéticas al petróleo y las contrarreformas constitucionales.

Lo que hoy se mira en esta zona del Estado de Michoacán, tiene su origen durante los sexenios de Vicente Fox y de Felipe Calderón, donde cada quien hizo lo suyo; el primero propiciando a los llamados Templarios, seguido de la agresión a los trabajadores de la Siderúrgica “Lázaro Cárdenas” Las Truchas, lo que posibilitó la acción de grupos clandestinos de clara orientación derechizante. Como reacción, Felipe Calderón propicia la atomización y enfrentamiento entre Apatzingán y la Ruana, principalmente.

¿Cuál fue el interés de polarizar así las cosas: el limón, su mercado, principalmente el embarque y transformación del mismo, toda vez que Apatzingán tiene la empacadora y domina el mercado, tanto interno, como externo de ese producto? Era fácil, además de perverso, confundir y meter en rivalidades a los de La Huacana y a los de Apatzingán.

Si este último enclave estuvo copado por los “Templarios”, como forma de arbitrar las cuestiones políticas y presupuestales del PRD, que se alzaba con el control del enclave municipal y de las representaciones federales; por abajo y por arriba de esa estructura, “Los Templarios”, como se les conoce, condicionaban la parte política con la fuerza armada y la intimidación, cuestión consentida por el gobierno federal de Vicente Fox, que no fue ajeno a este proceso, si vemos su postura en favor de la legalización de las drogas, y la escapatoria del “chapo”.

A grandes rasgos y de manera superficial, en estos elementos de la renta de la tierra, el ganado, el limón y el aguacate, logró hundirse y corromperse, no siempre por las buenas, todo intento democrático con participación directa de los habitantes, propietarios o no, de ambas regiones aquí mencionadas. La producción de Limón, por parte de Apatzingán, supera a la Huacana por más de 100 mil toneladas, ya que esta última tiene una producción de nomas de 50 mil de las mismas. El doctor Manuel Mireles, se mueve en Tepalcatepec, no lejos de Apatzingán y equidistante de La Huacana, lugar este último donde la mano de Felipe Calderón se deja sentir con el claro intento de destruir las fuerzas sociales que se opusieron a su candidatura y a su mandato presidencial, como en casi todo el Estado de Michoacán.

Mireles es quien menos se inclina por la fórmula del paramilitarismo, que es lo que predomina en la forma de conducción de las gentes de Tepalcatepec, La Huacana y Vista Hermosa, aunque se movió al lado de ellos, sin aceptar totalmente los dictámenes del Comisionado Federal Castillo.

En forma parecida pasó en otro tiempo y en otro espacio geográfico, étnico e histórico entre los Indios Yaquis, a los que acaudillara “Cajeme”, (José María Leyva Pérez y su sucesor “Tetabiate”, el primero que sirviera al gobierno federal de entonces contra la intervención, pero al no asumirse totalmente a los intereses civiles de los llamados “Yoris”, cae de la gracia del poder y tiene un peor destino que el que hasta ahora le deparan al doctor Mireles.

¿Por qué lo mandan a Hermosillo, Sonora, a un centro de alta seguridad? Lo convierten en algo más “peligroso” de lo que no es, a pesar de su significación social sobresaliente.

¿Y para que se humilla a esos pobladores, exhibiéndolos arrodillados y amarrados en fila, tal y como se hacía con los Yaquis, mandados presos de Sonora a Yucatán, hace más de un siglo? Mala y peor aconsejada conducción política, quienes ordenan hacer eso.

Yo no imagino al general Lázaro Cárdenas del Río, intentando pacificar esa zona mediante tales métodos fascistas. ¿Dónde se aprendió eso? ¿En Colombia, donde se ha “adiestrado” a cientos de policías desde el gobierno de Calderón y aún ahora? De continuar con esos métodos, las cosas con toda seguridad empeorarán, al provocar a la sensibilidad rural de la población su total reprobación y rechazo.

Analista*

La Hércules ambientalista y autoritaria del DF

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

junio 26, 2014

Gilberto Herrera Medina*

Con ese pretexto cierto se cerró la refinería Azcapotzalco, pero lo mismo no se hizo con otra industria contaminante hasta ahora. Los centros de verificación cuyo promoción se iniciara en la Ciudad de México, entrañan, sobre todo, un gran negocio internacional de venta y uso de tecnología traída de los principales centros industriales de medición ambiental. Abrir esa red de servicios entrañó enorme inversión de recursos, mayor aún quizá, proporcionalmente hablando, que el valor global del parque automovilístico que circula en el Valle de México.

Esa red de establecimientos, ¿Cuántos de ellos hay en el Distrito Federal y en otros Estado? Se otorgaron como un privilegio a particulares y a particulares influyentes, poderosos, capaces de invertir en predios con un gran valor catastral y comercial, en edificios apropiados cuyo acondicionamiento y operatividad también entraño fuerte inversión fija.

Las dependencias oficiales de cuya autorización y funcionamiento dependen esos centros de verificación, fueron y son codiciadas. ¿Cómo se verifica la eficiencia de esa operatividad= Nadie lo sabe ni se informa de ello? ¿Quiénes son sus propietarios y cómo se imponen para que se implante esta o aquella política? Son cuestiones del secretismo rentística de que vive parte de la clase privada y política del Valle de México. ¿Son los automóviles viejos y/o los nuevos, separada o conjuntamente los causantes de la contaminación atmosférica que se les atribuye, o sólo son en parte medios causantes de la misma?

Esas consecuencias no están determinadas y no se quieren reconocer. La fuente de esa contaminación son las calidades y la calidad de la refinación de las gasolinas, refrigerantes, diesel y otros.

Pero no todos los combustibles se consumen en el parque vehicular, sino en la industria y en el comercio; la gasolina es la más conocida, pero en su diversa transportación y distribución al consumidor, existen tramos enormes en que el carburante contamina en su manejo y suministro a los automovilistas.

¿Cuánto contaminan otros productos químicos, como pinturas, disolventes diversos de no poco consumo? ¿A cuanta contaminación equivale el arribo y despegue de miles de vuelos diarios por el Valle de México?

Se consumen que de un jalón cada unidad llega a consumir varias toneladas, las plantas generadoras de electricidad; pero de esta contaminación en verdad de gran impacto nadie se ocupa. Hay otras fuentes en verdad nocivas y peligrosas que dañan la salud y la vida de millones de mexicano.

¿En época de vientos fuertes, cuantos millones de toneladas polvo contaminado con desechos sólidos y bacterias mil se esparcen por los mejores centros residenciales de la Ciudad de México y en los aledaños conurbados de la misma? De eso no se ocupa el Centro Ambiental Molina, que asesora al gobierno del Distrito Federal y cuyos contratos suman el costo y amortización de la inversión de varios centros de verificación, varios miles de ellos quizá. ¿Y contaminación aledaña social por extorsiones y costo de la verificación, eso es parte y la totalidad del pago de la inversión particular hecha en esa rama de servicios?

Ya hemos dicho que los centros de verificación son más rentables que las cantinas, miles de ellas, que algunas cadenas hoteleras que también contaminan de manera menos visible, pero contaminan y no poco; pero hay que cargarle el muerto de la contaminación al sector marginal y más débil de los automovilistas.

¿Por qué? Porque la industria automovilística anda en crisis al interior y al exterior del mercado; porque las empresas aseguradoras de automóviles nuevos, ingresan más a sus caudales asegurando automóviles de valor y no pasa así con los automóviles viejos a los que se rehúsan asegurar debidamente, cuando llega el caso de hacerlo.

Esto último es lo que se traen entre manos los burócratas del Gobierno del Distrito Federal y otros gobiernos estatales, no importa que de paso de agudice la crisis interna de consumo de la población que habitualmente se transporta de manera familiar en esos automóviles y en sábados, fines de semana.

¿La Secretaria Ambiental del D.F., se ha parado alguna vez en una terminal de autobuses? ¿Ella y el Jefe de Gobierno y los gobernadores del caso, han transitado alguna vez por los barriales inmensos con drenajes a cielo abierto, generadores bacterianos y de gas metano? ¿En dónde está los análisis comparativo entre una contaminación y otra, la que se da en los vuelos de aeronaves, autobuses de transporte y la masa de unos y otros que arriba y sale del Valle de México?

Es otro el cuento, otros los intereses que están de por medio, los que quieren poner en cuarentena a millones de familias privándolas de un valor que ya no podrán recuperar a causa de esta draconiana medida revestida de tecnicismos y sofisticaciones seudo cientificistas. Cuando se le pregunta a la Titular a cuánto asciende la contaminación asfáltica de esas plantas, inmediatamente se refugia en porcentajes.

¿Pero cuánto es el porcentaje horas circulación de uno y otro medio de transporte, y cuál la diferencia entre esa masa de 560 mil unidades que cuando más circulan cuatro horas diarias promedio, ya que su poder adquisitivo no les da para llenar varias veces del tanque de combustible en un mes?

Pero los títulos y los doctorados no dan el peso específico y la calidad de políticos a nadie; pero sí, son muy transitables en los negocios y fértiles en imaginación para desde los cargos públicos acosar a la población más jodida de un país.

El conflicto social se enreda con otros que ya vienen, pero esto nadie lo quiere advertir, inmersos como se hallan de su propia alienación tecnocrática.

Analista*

El jefe de Gobierno del DF ni rueda, ni circula

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

junio 24, 2014

Gilberto Herrera Medina*

Se oye decir y repetir, que la política es el arte de lo posible; aunque no se precise qué es lo posible. Quienes han enredado Jefe de Gobierno del Distrito Federal y gobernadores que le acompañan en la medida restrictiva de un derecho fundamental de los mexicanos, así se trate de una de sus modalidades, con el No Circula, actuaron irreflexivamente, sin parar en mientes, a boca de jarro y sin darse cuenta, exactamente, de a cuantos ciudadanos, millones de ellos, afectaban con sus ocurrencias insulsas de decretar lo primero que se les antoje: que los automóviles de   tal y tal año no circulen tal día y tales sábados o todos.

Fácil, facilito, que la justicia se haga en los bueyes de mi compadre. ¿Y cuál es este ganado ciudadano? Pues es un universo enorme de mexicanos, más que los militantes de verdad de cualquier partido.

¿Qué es una masa heterogénea, sin identidad clasista, sin una ideología política? El propio Jefe de Gobierno parece no tenerla, si vemos que procede políticamente quien sabe de rincones amistosos y repentinos de siempre.

Que no circulen 560 mil automóviles los sábados que se especifican y todo el río de gente que provenga de la provincia sin estar enterado de la última ocurrencia administrativa de unos políticos burócratas oportunistas a los que nos les basta el aire que respiran. Pongámosle un valor a cada unidad de 20 mil pesos.

Esa suma hace un valor global de $ 11 mil 200 millones de pesos que casi echan a la basura contra la población más jodida que vive en el Distrito Federal y los Estados aledaños que se suman a la medida arbitraria y estúpida.

Si Efraín Huerta puso en lo más alto de su poesía la expresión joder, hay que recrearla. Esa población que tiene carros viejos de más de 15 años y que no podrá seguir circulando, a la que le cuesta infinitos sacrificios hacerla funcionar y alimentarla con un carburante que si sube de precio si sube de precio cada primer sábado de cada mes, cuyo precio si circula al alza; esa población contradictoriamente no podrá circular a riesgo de ser asaltada y despojada de su magra propiedad, que no es tal, sino un medio de transporte y subsistencia.

Pero al doctor Mancera se le rompió el timón del arado capitalino y ahora quiere manejar un automóvil de lujo pagado y asegurado, con teléfono y radio y otros tantos aditamentos, como la famosa “Bestia” del Presidente Obama.

Qué dislate tan asombroso y corrosivo le han suministrado al nuevo Jefe de Gobierno del Distrito Federal y qué seguidilla le hacen los gobernadores en acompañamiento con tal absurda medida. ¿De veras creen que van a resolver el asunto de la contaminación en todo o en parte del Valle de México? ¿Están convencidos de ello? Si estos políticos están en lo cierto, los mexicanos andamos mal de la cabeza y nos queremos suicidar. ¿No pasará con los automóviles viejos, otro tanto que con los libros antiguos, que entre más años tienen de editados son mejores?

¡Pero para qué hablarles de libros a estas gentes! Puede que fuera mejor aconsejarles que cierren las armadoras de automóviles, o que la población que tenga un alto consumo de proteínas y calorías, redujera su ingesta para que los programas de Sedesol contra el hambre tuvieran un éxito completo.

El Jefe de Gobierno ya debe muchas: enumeremos algunas: nombró como director del Metro a un ex jefe policíaco corrido por criminal o negligente, que casi es lo mismo; luego hizo una dizque encuesta para subir el precio del boleto del Metro y la ¡ganó!; después se dio cuenta a destiempo que en la Línea 12 trenes y ruedas chocaban y cerró ese transporte sin solución hasta ahora.

Ahora se le ocurre que no circulen por lo bajo 560 mil automóviles, los más modestos, los más antiguos, los más resistentes a los baches de que está llena la ciudad y otras lindezas. ¿De verdad Miguel Ángel Mancera quiere exasperar a la población citadina y que ésta estalle?

Yo no creo en lo espontáneo, pero sí en el encabronamiento masivo de la gente ya de por sí asolada por la carestía, la inflación y los precios. Y casos como este se dan en lo fiscal, pero contra los negocios a punto de ruina y sin brizna de tasa de ganancia alguna por ganar en nada.

Pero aquí nos toco vivir y jodernos. ¿Vale? Otra vez la declaración de odio del insigne hombre de Silao y enorme poeta, Efraín Huerta, amigo entrañable de José Revueltas y de aquel tiempo invertido en la lucha social.

Analista*

La contradicción con el imperialismo existe, con el petróleo y sin él

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

junio 22, 2014

Gilberto Herrera Medina*

La ganancia no se genera en la circulación del capital, sino en la producción del mismo y esta no se valoriza sino a través de aquella. Por ello no se entiende que, frente a quienes proponen un ilusorio e incierto desarrollo económico, pueda generarse el mismo, cuando la economía mundial se halla inmersa en la peor crisis de su historia y difícil de superar, como no se ha logrado tal objetivo desde que surgiera el capitalismo. La continuación del capitalismo, como forma no eterna de producción de valor, corre por cuenta de la reproducción de ese capital, cuya valorización mayor, en contra de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia, corre por cuenta de las economías periféricas como la nuestra y ahí están los conflictos de los créditos buitre accionarios con Argentina y lo que se derive del cierre del gas a Ucrania y la parte, no poca, que lo corresponda a la Europa Industrial que, de pronto no podrá substituir ese abasto de gas ruso por cualquier otro mercado que le provea.

No es el caso encerrarnos, antagónicamente, con factores emocionales de nuestro propio desarrollo, subdesarrollo, como escribiría Gunder Frank; como no sea precedido de un análisis sereno, objetivo, en que pongamos en la balanza una posibilidad u otra de cierto desarrollo capitalista más o menos intensificado. ¿Es posible éste?

Sí; si es posible, en la medida que los afanes apropiativos del valor trabajo no pagado y pagado, no se extremen a grados tales, como cuando se iniciara la explotación capitalista manufacturera como se hiciera en Inglaterra, donde se vieron las peores barbaridades de mutilación agraria, hambre alimentaria, parasitismo inquilinario, marginal, acaso no menor de algunas realidades que miramos en varias ciudades de la república.

Centrar todas las posibilidades de cualquier capitalismo en un solo producto, sea el petróleo, el algodón, el oro y los metales industriales ya diversificados y con distintos usos, es un equivoco y un contrasentido económico. El propio ejemplo de ello son los Estados Unidos de Norteamérica a lo largo de su historia y sus desencuentros civiles, para no llamarles de otro modo.

¿Cómo volaba Japón, hace pocos años, rumbo a un desarrollo incontenible? Hoy enfrenta los mismos problemas que se derivan de la crisis mundial, la que golpea parejo, a unos países más, a otros menos; pero agudizándose toda a su tiempo.

¿Cómo es posible que se plantee como una perspectiva de desarrollo del menos 2.7 al 4.0 o 4.5 en uno dos o tres años y con el sustento del petróleo del que no se obtendrá otra cosa pequeños dividendos fiscales, si acaso.

¿Por qué apuntan hacia allá los limitados horizontes económicos nuestros? Porque quien va a valorizar capital son los capitales bancarios, crediticios, especulativos y no nuestro país; vaya, ni siquiera nuestra burguesía que tanto le gusta aventurar por esos caminos de la especulación dineraria, monetaria y nada más.

El planteamiento energético que nos regalan, sólo es eso; una formulación abstracta por la que ya pasaron y experimentaron los países el Este de Europa, empezando por Hungría, de cuyos cerebros traspuestos a Harvard, han salido estos desencaminados proyectos de abrir ¡más! La economía, como si fuera poco lo que se ha llevado la ganancia mundial de ese capitalismo colosal. España iba viento en popa, imparable en su asombroso auge económico después de Franco.

¿Y en qué situación se halla ahora? Casi en peor situación que nosotros y eso sin contar que se les drena multimillonarios beneficios a sus monopolios aposentados en Latinoamérica. Luego Entonces, ¿cómo repetir las mismas recetas y semejantes hipótesis de desarrollo económico, sin centrarnos en nuestras propias fuerzas productivas, entre ellas en petróleo, fundamentalmente?

No hay renta de petróleo, ganancia, ni beneficio digno de considerarse, sino se interviene en la producción del mismo con el costo que sea, pues el capitalismo se centra en la inversión que son sus costos y de donde depende la reposición del capital de los medios de producción, como del trabajo cuya expresión sean los salarios, mismos que se anulan al cifrarse todo él a la desvalorización extrema interna y ya ni hablar en lo internacional, cuyos patrones de valor y de valorización nos son adversos, contrarios a toda continuidad del propio sistema.

Apostar a una economía de casino, hace tiempo que lo venimos haciendo; ¿Qué otra cosa es, sino economía de casino, lo que se hizo en España, con casi 25 millones de turistas anuales; otro tanto Grecia, que vivió del turismo y se hundió en créditos y deudas que no le sirvieron para otra cosa distinta a la crisis en que se halla envuelta esa gran Nación?

En México, no hemos hecho otra cosa que economía de casino, casinos reales y casinos virtuales, con las carreteras, los ferrocarriles, las minas, las tierras, y ahora la subasta del territorio nacional, a la búsqueda imposible y tejana de unas rentas que difícilmente engordaran a más de 60 millones de millones de desempleados.

¿Que ese es el camino del capitalismo y que no hay otro distinto? Eso dicen de manera intemporal y desentendiéndonos que las condiciones cambian y las estructuras también; pero no al modo y al gusto de quienes sólo acumulan parasitariamente. ¿Debate? Bueno fuera.

Analista*

El futbol tiene su dialéctica,
pero sólo nos centramos en aquel

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

junio 21, 2014

Gilberto Herrera Medina*

El mundial del futbol que se lleva a cabo en Brasil, es como una guerra, o como las contradicciones de la economía mundial y su crisis. El partido entre México y Brasil, abarcó el interés de las grandes masas populares del país.

¿Por qué acontece esto? Por varias razones; porque su práctica se da en todo país, de manera organizada y centralizada; pero sobre todo de manera espontánea y masivamente.

Hace años el béisbol era el que acaparaba el interés; pero su práctica era costosa: bates, manillas, guantes, pelotas y uniformes, que servían para muchos partidos; algo semejante ocurre con el futbol, pero los medios de difusión han elevado a primer plano al futbol y eso cuenta, como en las candidaturas y en las elecciones.

Me quiero circunscribir al partido de México y Brasil, celebrado este martes que acaba de pasar.

¿Qué vimos y como lo vimos? Brasil es una potencia mundial del futbol y como tal es un referente a medir la calidad e intensidad con que se desarrolle ese juego. Si no se hubiera jugado con Brasil, como adversario deportivo de la selección que nos representa en este mundial, los comentarios y los juicios, las exaltaciones fabricadas a propósito y las que no son así, tendrían otra forma y otro contenido.

Por ejemplo, en encabezado de un diario dice: “México desquició a Brasil…” Y si esto así fue, ¿Cómo es que no lo derrotamos en lugar de empatar? En parecida forma se exalta el desempeño del guardametas mexicano, por haber parado una serie de tiros a gol de los brasileños; pero en cambio, nada se dice del portero brasileño que tuvo menos necesidad de los pocos tiros de peligro de la escuadra mexicana.

El mismo resultado 0-0 corresponde a ambos equipos, pero con distinta cantidad y calidad de tiros a gol.

¿Qué medió en verdad en este encuentro entre México y Brasil? Que los brasileños miran ya a los adversarios que, casi, con toda seguridad, enfrentarán más adelante, en cuartos de final y en semifinales caso, o más allá; por eso obligadamente se dosifican en el esfuerzo físico y posiblemente en no revelar ante sus potenciales adversarios, la calidad de juego que hoy puedan desplegar, si es que se lo están reservando.

México, en cambio, hizo su mayor esfuerzo físico y técnico, y lo mismo acontece en cada encuentro; lo que implica un desgaste.   Si analizamos el duelo entre Brasil y México, a contra luz de lo acontecido entre España y Holanda, por ejemplo, podría haber diferencias y similitudes diversas.

¿España sabía de la forma como le iban a jugar los holandeses? Creo que no lo advirtieron y recurrieron a su enorme y prodigioso estilo tradicional que los llevara al campeonato mundial: pero Holanda los había estudiado bien y adoptó la estrategia que lo llevó al triunfo, soportado lo anterior dentro de una calidad técnica diferente, pero de un mismo nivel. ¿Hubo hazañas individuales en lo acontecido entre Holanda y España? Las hubo, pero situadas dentro del trazo táctico general que hicieron para ese juego en particular.

Entre México y Brasil, no hubo más alternativa que sobrevivir ante un poderoso adversario que ya se sabe de antemano de su calidad de conjunto e individualidades. México contó a su favor con este factor: decidirse a pelearles en el terreno, tratar de anotar goles y que no les anotarán; por eso se exalta la labor del portero mexicano, no así tal vez de las defensas, que permitieron tantos tiros arriesgados y peligrosos.

Los jugadores y el conjunto brasileño no jugaron a fondo. Jugó técnicamente, dosificadamente. Por qué si se lastima alguno de sus estrellas, si por accidente o de otra manera reciben demasiados golpes y fuertes, eso cuenta para futuros encuentros inmediatos que tengan; además, ¿Cuánto vale el jugador estrella de Brasil y en cuanto se cotizan los nuestros? Eso cuenta en los partidos, en este campeonato de futbol y en el futuro, el mercado del futbol es un negocio mundial y nacional, según se quiera analizar.

Croacia y México van enfrentarse en parecidas circunstancias y se van a dar duro, más de lo que aisladamente vimos entre Brasil y el conjunto azteca. Ahí tenemos otra muestra de lo que le pasó a Uruguay que perdiera ante Costa Rica. Pero esta es otra reflexión de las tantas dialécticas concretas que nos muestra el futbol y cualquier otra actividad.

Pido me disculpen por no referirme a los héroes del futbol por su nombre.

Analista*

Histórico