14°/29° 26nov2014

Estoconazo a una forma de oportunismo político en el PRD

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

noviembre 19, 2014

Gilberto Herrera Medina*

No conocemos todavía, lo que vayan a contestar los llamados integrantes de la Nueva Izquierda en el PRD, que ni son nuevos, como tampoco izquierda y ahora se dicen llamar institucionales.

Seguro que van a recurrir a tretas mil y a formulaciones argumentales diversas para esconder su responsabilidad en la descomposición política de ese partido y su responsabilidad en la postulación e ingreso de un grueso oportunismo electorero de última hora y de siempre, con que se llena el subjetivismo de las distintas capas de la pequeña burguesía a que pertenecemos todos, con diverso origen, como ha acontecido siempre en todos los movimientos sociales, populares de la nación mexicana.

Jesús Ortega Martínez es, en todo caso, paradigmático de corrupción y carrerismo oportunista; militó al lado de Rafael Aguilar Talamantes, de sus mejores tiempos y, al final Ortega y Graco hicieron lo que pudieron para denostar a su antiguo protector y camarada de aventuras que también se perdiera en la urdimbre de las negociaciones ocultas con las gentes del poder en turno y nada más.

El PRD surgió de un frente popular en la campaña electoral a la Presidencia de la República de Cuauhtémoc Cárdenas en 1988. Vivimos esa etapa, participaron enormes masas populares en ella; pero ninguno de los Chuchos o Gracos, los Amalios y demás especímenes, aportaron un gramo de la masa social que, por cientos de miles, se volcara por esa candidatura jamás vista hasta ahora; el propio AMLO es producto de esta erupción social, el que ya traía sus usos y costumbres, sus entendimientos propios y compromisos en germen y a la caída, por segunda vez, del hijo del general Cárdenas, le clavaron por la espalda el sambenito de caudillo y cuantas cosas inventan las conciencias desclasadas.

Detrás de los fraudes electorales se movieron y se mueven grandes intereses nacionales y trasnacionales. Entre el gobierno de Miguel de la Madrid y el interregno tecnocrático operó el famosísimo TLC mexicano, una especie de PLAN MARSHALL, pero no en favor de México, sino del capital mundial y la necesidad que este tuvo de quitarle toda capitalización propia a la Nación Azteca, como el único modo de que siguiera retroalimentándose una acumulación originaria nacional de capital sin fin y sin destino, pero sobre todo, encarecedora de la cuota internacional de ganancia de la acumulación del capital bancario crediticio.

Porfirio Muñoz Ledo, “Los Chuchos” y gran parte de los elementos que accedieron a parlamentarios entonces, tres Senadores, y unas decenas de diputados, se aprontaron a recibir desde las curules uno de los más grandes desmantelamientos económico estructurales del país, mismo que dio al traste, por delante, con el Sindicato Petrolero, y con más de mil 200 empresas capitalizadas, que pasaron a peores manos del endeudamiento internacional.

¿Cuántas devaluaciones se vinieron entonces encima de la población nacional? Muchos de estos fenómenos que se vivieron en los anales de la historia económica en toda Europa, las ha sufrido México, casi indefenso ante ello.

¿A qué se dedicaron junas y otras cúpulas del PRD? A cortejar a Salinas, a Zedillo, a Fox y a Calderón. ¿Hechos? Sobran, lo más visible es lo electoral, el parlamento mexicano en sus dos Cámaras y la cotización oportunista subió de grado y se multiplicó con Presidencias Municipales, diputados locales y federales y hasta gobernadores, no importando que se compraran de prestado en las tiendas electorales de enfrente.

Pero la terrible crisis mundial que se vive, sacude hasta los subsuelos más profundos del pueblo de México y las capas superficiales, pero poderosas de los grupos oligárquicos, junto con el llamado oportunismo de izquierda y de derecha.

Para qué detenerse en caracterizar a personajillos “chuchiles” y no “chuchiles”, o cualquier otro clientelismo del variopinto con algunos miles de parecidos y parientes; dígase sino expresan eso las familias enteras de Amalia García y Ricardo Monreal, ocupando los cargos, copando entidades completas bajo las perspectivas de permanencia electoral a prueba de todo; y como son ellos, existen y coexisten los Greg Sánchez, los Ángel Heladio Aguirre, el de “aguas blancas” y ahora de Iguala, y un cúmulo de matrícula en el electorerismo puro jamás imaginado.

A lo largo de 20 años podemos contar grandes derrotas económicas y sociales contra la población nacional, pero numerosos ascensos del oportunismo que hasta se ha permitido renovarse emigrar con uniformes del nuevo poder capitalista. La enorme crisis económica, social y política que se vive en México y que ha despertado con crímenes tan espantosos, como el de Ayotzinapa, va a decir la última y también a ello apostarán las actuales cúpulas gerenciales del PRD en subasta en cada proceso.

Analista*

Cumbre Asia Pacífico sin ausentes, el mundo pendiente

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

noviembre 13, 2014

Gilberto Herrera Medina*

Puede estimarse que en esta cumbre, ningún país, ninguna economía está ausente, decidan lo que decidan los participantes a que se reduce la membrecía de la poderosa APEC.

Francia, Alemania e Inglaterra no forman parte de esta organización; pero ello no quiere decir que el comercio de bienes y capitales, no tenga lugar en las consideraciones económicas, del tipo que sea, a que lleguen países como China y Estados Unidos, o China y Rusia, por ejemplo.

El peso de cada economía en esta organización Asia Pacífico aparece como siempre contrastante, pero yo creo que es la primera vez que la República Popular China se halla al frente del acontecer mundial de la crisis de la que no escapa, ni escapará ningún país.

China es la segunda potencia económica mundial. Cierto, algo distante del poder económico de PIB norteamericano, por ejemplo, pero su significación dentro del comercio mundial, aparece como pieza clave mundial tanto para EU, como para Europa y para el capitalismo mundial en bloque.

¿Pero qué hace sorprendente fuerte al liderazgo económico mundial de China Popular? En primer lugar su enorme fuerza de trabajo que supera a la de EU y a Europa juntos.

En cuanto a la productividad me dirán algunos, por algo se encuentra al frente del comercio mundial con Europa y con EU, por decir lo menos.

¿Que su industria no tiene la modernidad productiva de otras economías si acaso? Esa es su ventaja en la crisis, que tiene ocupada la mayor fuerza de trabajo mundial y que en ello finca su desarrollo, como medio de sortear la descomunal crisis capitalista.

En occidente nos entretenemos observando cuestiones triviales que ocurren ahí en la cumbre de la APEC, su importancia real no se analiza y algunas cuestiones importantes que ahí ocurran pasan inadvertidas.

Por lo pronto, hay un acercamiento entre China, EU, Rusia en momentos difíciles por los que atraviesa el mundo, a Xi Jinping, Presidente de ese enorme y legendario pueblo se le mira poderoso, dueño de las circunstancias y con no menor carácter y aspecto al Presidente Barack Obama y al recio dirigente ruso Vladimir Putin. Vale la pena comentar e interesarse por todo lo que ahí se aborde y se acuerde en esta importante cumbre de la APEC, en la que no hay ausentes, sólo no asistentes.

¿La crisis económica mundial afecta a China? Claro que la afecta, pero no de la misma manera a unos trabajadores y a otros, como tampoco al capital de cada potencia y a su valorización mundial.

¿Cómo pudo ascender China a la posición de segunda ´potencia económica mundial sin tener petróleo y sin especular con el mismo? Son temas a estudiarse y sirven de lección económica.

China tiene valores norteamericanos, por ejemplo, en bonos distintos, por más de un billón, 250 mil millones de dólares, ello le sirve de sustento para apalancarse dentro de la misma economía matriz norteamericana.

La República Popular China no tiene la amenaza descomunal del desempleo que viven ahora casi todos los países occidentales, como tampoco el devaluatorio de su moneda; le afecta la disminución de sus exportaciones, pero no el de las importaciones, pues su capacidad de crecer se ha regulado al 7 % anual, cuando podría ser del 10 % o más; pero adoptan este crecimiento justamente para amortiguar los ciclos mundiales de la crisis y sus efectos internos, algo que no practican países infinitamente más expuestos a todo género de consecuencias funestas.

Analista*

Males sociales ancestrales e inusitados placebos de oportunismo político

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

noviembre 5, 2014

Gilberto Herrera Medina*

Los interinatos políticos, hasta ahora dos, Michoacán y Guerrero, parecen resultar medidas contra producentes que agudizan los problemas sociales, cuya solución se difiere a corto y lejano plazo.

En Michoacán se designó a un gobernador interino, después de una larga estadía anticipada de un comisionado federal que estuvo y sigue estando al frente de las cosas que correspondería hacer y anunciar a los poderes constitucionales locales.

Algo semejante sucede en el estado de Guerrero, se designa un nuevo gobernador interino, después de los gravísimos sucesos de Iguala, que empatan con el atraso ancestral de esa apasionada entidad, que ha transitado su historia entre hombres fuertes en el centro, pero intensamente débiles hacia la población civil, especialmente en las capas populares agrarias e indígenas, prueba de ello, son los innumerables desaparición de poderes, entre otros, el de Alejandro Gómez Mangada, Caballero Aburto y Abarca Alarcón, sin contar los gobiernos cupulares que nunca tuvieron vigencia alguna para el grueso de la población de la entidad de Altamirano, Vicente Guerrero y del profesor Alejandro Delgado, quizá el último gobernador con vocación y voluntad social favorable al desarrollo de esa entidad.

El drama social de Guerrero es histórico, muy arraigado y no de fácil solución, como casi todos los problemas de rezago social económico que tienen su reflejo en lo político.

Pero los placebos políticos que se están instrumentando ahora, algunos abiertamente manifiestos, otros un tanto disfrazados, que los hay, amenazan con no servir ni siquiera para amortiguar la inconformidad social que sube de nivel y en ocasiones se manifiesta caótica, por la improvisación de las protestas y la falta de canales y organización política que pudiera encauzar alguna propuesta de solución a los males inmediatos, que no a los males acendrados que empujan desde abajo y tornan volcánicas las cosas públicas.

Entre sexenio y sexenio priistas hubo rupturas, ajustes y reajustes de alto, mediano nivel y a ras de suelo social y político; por eso las caídas de gobernadores en Guerrero, en Chihuahua con Óscar Soto Máynez, en Durango, con Ángel Duré Ceniceros, y en San Luis Potosí con la salida del cacique Gonzalo N. Santos, que dio paso al gobierno de Francisco Martínez de la Vega, para no reseñar lo de Campeche, con el coronel Ortiz Avila y lo acontecido en Chiapas, con Absalón Castellanos y lo acontecido en cada una de las 32 entidades federativas, sin contar el Distrito Federal, que también tiene lo suyo en materia de derrumbes político democráticos.

Ajustes sexenales ha habido y hubo de sobra, para bien o para mal, pero así sucedió con los gobiernos de la Revolución Mexicana y la posrevolución.

Entre Miguel Alemán y Ruiz Cortines hubo correcciones varias, lo mismo de éste al gobierno López Mateos, ya nos referimos a Gonzalo N. Santos, una de ellas, precedida de la expresión aquella de que “los caciques duran hasta que el pueblo quiere.”

Del hombre de Atizapán de Zaragoza, al de Ciudad Serdán, ya ni se diga: cae Ernesto P. Uruchurtu en el D. F. y sube el general Corona del Rosal; sale de la UNAM, el doctor Ignacio Chávez y sube don Javier Barros Sierra; antes había dejado el IMSS Sealtiel Alatriste, para propiciar el regreso de don Ignacio Morones Prieto, y todo un sinfín de golpes de timón antes de arribar al 2 de octubre de 1968.

Entre Díaz Ordaz y Luis Echeverría, sólo bastaría consignar la caída de Alfonso Martínez Domínguez, mismo personaje del viejo sistema que marca de regreso, la ruptura definitiva de uno y oro ex Presidente, cuando el Jolopo permite la postulación de AMD al gobierno de Nuevo León.

Miguel de la Madrid fue un cambio a la derecha en todo y por todo, frente a don José López Portillo, el que antes hizo ajustes con cárcel a Ríos Camarena, a Barra García ex titular de la Reforma Agraria, lo mismo que el titular del Banco de Crédito Rural, Everardo Espino y otros que no viene al caso citar.

Miguel de la Madrid encarcela a Arturo Durazo y esto marca una fuerte ruptura con el “Jolopo”, precedido todo con el desmoronamiento cupular del PRI, de donde saliera Cuauhtémoc Cárdenas, luego Rodolfo Gonzales Guevara, como antes aconteciera con Sansores Pérez, y más atrás con Carlos Madrazo, lo que marca las grandes rupturas internas del sistema en el poder. Pedazos y fracciones de clase que probó el poder y lo disfrutara a placer, eso y nada más.

¿Zedillo rompe con Salinas de Gortari? Ni hablar del encarcelamiento del hermano del ex presidente, que durara más de 10 años, entre otras fracturas internas.

Entre Zedillo y Vicente Fox no hay ruptura sino continuidad y hasta complicidad tácita en los negocios que el primero hizo de la cosa pública, intocados hasta ahora.

De Vicente Fox a Calderón sucede otro tanto, no hay ruptura, sino ahondamiento en la corrupción y una ampliación de la cosa pública hacia los amigos; gran parte de esto es historia no escrita todavía. Faltaría consignar un factor de estructura. Entonces el Banco Mundial no interfería en el poder nacional; hoy es todo lo contrario, pero ya se analizara esta realidad.

Entre Calderón y el presidente Enrique Peña Nieto ha habido asomo de ruptura, pero ésta no se da, sino en leves omisiones de responsabilidades que fincarle alrededor de los más de 100 mil muertos y desaparecidos. ¿Qué falta y que impide realizar esta ruptura, de un régimen a otro, y de orden social excepcional de mano dura sin orden ni sentido social alguno, para que México arribe a un sistema de derecho? Esta es una cuestión a tratar y es harto complicada por decir lo menos; pero sin duda que todo esta falta de definición está gravitando sobre la nación entera y no es cuestión de personalidades, sino de rumbo social y político que no vemos iniciado siquiera con los placebos políticos de los interinatos de gobierno de Michoacán y Guerrero, a cual más de los dos grave y lo que sobrevenga con ellos.

Toda la anterior reseña episódica del sistema, discrepa de la hondura que se abrió entre Calles y Lázaro Cárdenas, sin precedente institucional, después de las asonadas múltiples de generales de todo tamaño y color que no comprendieron el proceso democrático burgués que había surgido en nuestro país.

Analista*

Prejuicios de poder frente procesos de crisis

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

octubre 29, 2014

Gilberto Herrera Medina*

Parece que no tuvo, y no tiene a su alcance, el poder gubernativo otros medios de atemperación de la crisis, que utilizar como instrumento de mediatización social, los mismos medios desechados de procesos anteriores ya superados, contra los que hoy se debaten esas fuerzas, en un plano distinto, superior, donde se agolpa la fuerza social de la desocupación, el bajo poder adquisitivo de la moneda, el alza de los precios de las subsistencias y la escasa producción agropecuaria, que ya no surte las despensas de los grandes restaurantes transnacionales.

El poder gubernativo, local y federal, no ven esta realidad que afecta a millones de pobladores de Guerrero mientras por las carreteras y los aeropuertos, por las bahías de Acapulco y Zihuatanejo circulan centenares de miles de tráileres cargando millones de toneladas de mercancías extranjeras que ellos no producen ni consumen.

Los muchachos de Ayotzinapa apenas son una concentración de dos o tres centenas de muchachos que mal viven de las migajas presupuestarias educativas; no tienen derecho a comer una dieta completa, no tienen libros, no hay bibliotecas, mucho menos clínicas ni medicinas; se encuentran a la orilla del derrumbadero social y político del país y, por añadidura los matan, los agreden, los asesinan, los desaparecen.

La montaña social de siglos pobre. Llora y desespera por sus hijos; era las esperanza de la desesperanza social, apenas un sueño lejano de poder sobrevivir dentro de la vejez que se aproxima y sin medios de vida: malas habitaciones, gastos enormes de luz y gas para apenas cocinar lo que a duras penas consiguen sirviendo de camareros, lancheros, vendedores de pequeñas cosas, choferes de taxis y de paso pagar renta, altos alquileres por peores y reducidas viviendas.

Hierven las ciudades llenas de viejos y niños y las contradicciones del capitalismo sin nombre ni domicilio cierto se les manifiesta de la noche a la mañana con sus cruda realidad de carencias.

Los muchachos que estudian, que leen algo, que se enteran del complejo social al revés de lo que en realidad significa, creen “poder asaltar el cielo” boteando para juntar unos dineros que al día siguiente se acaban y el mismo proceso de pobreza en que viven y se revuelven, vuelve a repetirse en su vida diaria colectiva.

¿Qué les propone el poder gubernativo? ¿La fuerza? ¿La policía antimotines bien equipada, el ejército y el orden de la gran propiedad comercial que llena los almacenes? ¿Provocaciones para distanciarlos aún más de la población azuzada por los prejuicios de la propiedad que no tiene y que nunca tendrá?

Décadas de abandono y desinterés social se agolpan atrás de la crisis que hoy empuja peor que los huracanes que luego se alzan en los extensos litorales de la costa grande y costa chica de Acapulco a Zihuatanejo, y más allá, en lo profundo de Oaxaca y Guerrero

En medio de este complejísimo entramado social y político, los nuevos políticos parcelarios de la gran política nacional de los dineros del petróleo y los contratos carreteros, vivienderos de lujo y medio lujo, rentistas de esto y aquello, pero comensales al fin y al cabo de las internacionalidades de toda laya, se alzan desde los cargos municipales, regidurías, diputaciones locales y federales, cargos de segundo y quinto nivel pero generan ingresos, se encargan de contener a la masa social sobrante que toca las puertas de todas las ciudades, desde Ometepec, a Chilpancingo, Taxco y Cuernavaca, sin respetar fronteras del esquema federativo formal.

¿Qué les ofrece a esas masas el poder gubernativo nacional y estatal, desde el más alto nivel hasta el más ínfimo cargo municipal? Sacar y poner a un gobernador por otro, oír y dividir a los pequeños grupos que se les acerquen, o lo cerquen; ¿pero que más les ofrece, en medio de los bajos rendimientos agrícolas, los bajos precios de sus productos y el alto costo de la masa de importación que se consume en los mercados de la importación de granos industrializados, leche enlatada, y miles y miles de sucedáneos industriales alimentarios que nunca llegarán a la boca de las mujeres y niños de la montaña?

Rosario Robles y el nuevo gobernador de Guerrero, creen, acaso, que pueden hacer algo. ¿Con que medios? ¿Cómo pueden romper el círculo de la pobreza y la riqueza que se auto producen, uno y otro, por separado>; pero topándose de frente en la misma realidad, uno contra otro, como en la carreteras?

¿Cómo aplacar el furor de la crisis social que nace de la apropiación fácil de la mejor tierra, de las mejores minas, de los créditos privados y públicos, del oro de montaña, de la droga que como mercancía de consumo cara y sin costos, baja y sube por los intersticios de esta magra sociedad oculta y a la vista de todos los que no la entendemos, ni queremos imponeros de ella?

Rosario Robles salió de las mismas filas sociales a las que hoy vuelve ataviada de luces políticas, haciendo y repartiendo favores y oportunidades políticas a quienes se encandilen de paso en la cresta de las olas de esta crisis social que se abate sobre el país, pero sobre todo en Guerrero. ¿Qué puede ofrecerles a estas masas sociales, sin un plan, sin un programa, sin proyecto social de vida que no dimane de los dineros internacionales en cuyos giros estamos inmersos todos, como el país entero? Esta es una de las cuestiones que nadie se formula y acaso nadie contesta, como no sea con la vaguedad de los prejuicios del Estado gobierno, que no mira la pirámide en que está montado y que se derrumbará tarde que temprano, a pesar de los cambios legislativos más optimistas.

Son “los condenados de la tierra”, de Franz Fanon, hoy condenados de la historia del capitalismo tocándoles las puertas del poder económico trasnacional que no se harta de acumular millones de capital productivo o simplemente nominal, que luego lo torna especulativo y lo lanza al viento de los vientos de guerra que soplan por todas partes. ¿No será que la crisis responde a la devaluación de las pensiones del ISSSTE y del IMSS, que nunca nos dieron; y que Calderón, Zedillo, y Vicente Fox, capitalizaron para las sociedades anónimas de las Afores y Siefores?

¿No será el diablo que se salió de las tierras ejidales y el agua de Conagua que se concesiona por todas partes y a precio de oro? ¿Qué será? ¿Qué será? canta una canción de Alfredo Zitarrosa, muerto hace ya más de dos décadas?

Analista*

Los jóvenes constituyen, dentro de cada pueblo, los átomos de la vida mundial

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

octubre 22, 2014

Gilberto Herrera Medina*

La lucha de clases no cesa, pero los jóvenes no se alinean ni siquiera en el propio estrato intermedio a que pertenecen. La juventud mundial son casi el único internacionalismo posible ahora; los jóvenes superan con sus inclinaciones, el peso muerto, el statuo quo, de todos las sociedades capitalistas, subdesarrolladas, agrícolas y atrasadas.

¿Cómo logra esto la vida capitalista mundial? Porque el joven, por una causa u otra, se halla al margen de las relaciones directas de producción; aún en las peores condiciones de sometimiento social, político o cultural, los jóvenes, la masa de muchachos busca caminos por donde evadir la monotonía de la vida en que viven sus padres, las generaciones que se mueren y que les precedieron.

El internacionalismo de los trabajadores, corre y discurre silencioso, implacable con la centralización de la riqueza que producen y tienen que reproducir.

De vez en cuando, de esa masa suelta, que las fuerzas productivas no pueden absorber, ocupar de golpe y en masa, obstaculizados como se hallan por los medios intensificadores del trabajo; las capas estudiantiles, dentro de las numerosas capas de la pequeña burguesía, se alguna manera encuentran intuitivamente que sólo en masa, pueden mover las barreras del mundo que los carca y los acerca tanto que tienen que moverse e inconformarse.

Esto es algo de lo que está pasando ahora en Ayotzinapa y esta es la respuesta mundial que los jóvenes y las masas juveniles del mundo les han devuelto en solidaridad.

Si los pueblos, si las masas obreras no entran en procesos revolucionarios, sino por el contrario en procesos regresivos de pobreza, de desempleo y de oportunidades de acceder a su respectivas sociedades civiles, no va a ser el estado político el que les impida manifestarse, si es que antes no se encierra cada nación en procesos fascistas.

Ayotzinapa demuestra que no todos los jóvenes son proclives al narcotráfico. ¿Y cómo se les ataja por pretender luchar y mezclarse en la sociedad, en el sistema político de su tiempo y de sus circunstancias?

Después de Ayotzinapa se ve venir una ola mundial juvenil en masa sobre todo lo que está pasando en nuestro país. ¿Y por qué no iba a ser esto así, si la riqueza petrolera está al servicio del capital mundial, por no decir más?

¿Se le han cerrado los ojos a la historia de la burguesía mexicana, para cambiarla por balas y ametralladoras? Es inútil que esto hayan decidido y esté ocurriendo así; los jóvenes agrarios, pobres, escapados de la subocupación y el hambre de sus familias han logrado despertar el mundo entero y esto no podrán detenerlo, no podrá detenerse como no sea con agregado y la suma de las masas populares en nuestro país y donde se alce la juventud mundial obrará en consecuencia.

Todo esto sucede en la antesala de la amenaza de una guerra mundial, una más, ¿y no iban los jóvenes a levantarse antes, a tomar las calles a exigir que les abramos caminos los viejos?

Eso digo, eso pienso; pero a lo mejor me equivoco; pero la realidad nos está diciendo otra cosa. ¿Lo entenderán? ¿Lo entenderemos? ¿O preferimos seguir repitiendo esquemas mentales en nuestras cabezas para engañarnos con esto y lo otro que acontece cada día de manera suelta?

Antaño la burguesía norteña quemaba libros de texto gratuitos; hoy quema muchachos pobres por docenas y los entierra en las montañas. ¡Eso es la peor siembra, siempre lo ha sido en México y en el mundo!

Analista*

Guerrero “el corazón de las tinieblas”

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

octubre 15, 2014

Lucha de clases y el nacionalismo
a la deriva en Iguala, Guerrero

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

octubre 10, 2014

Gilberto Herrera Medina*

Nadie calculaba, ni calculan todavía ahora, que la reforma energética iba a profundizar la lucha de clases en el país; aunque esto no se admita, aunque no se quiera reconocer, ni convenga expresarlo en estos términos.

La lucha de clases tiene lugar, agudizada, en el choque social y de mentalidades entre los jóvenes de Ayotzinapa y el mundo urbano capitalista de Acapulco, Chilpancingo e Iguala, desde donde bajan los muchachos de esa proverbial escuela rural, bien puesto el nombre y la memoria del insigne maestro Raúl Isidro Burgos, un hombre social que soñó, luchó y consagró su vida por un pueblo de Guerrero agrario, enfrentado a la irrupción del capitalismo turístico y hotelero que surgió esplendorosa por aquellas década de los 50 y los 60 del siglo pasado, con glamurosas reseñas cinematográficas que ocultaron siempre el escenario social de La Montaña, de Tixtla y Tlapa, de donde surgieron hombres como Othón Salazar y Miguel Aroche Parra, que hoy frisa un siglo de vida.

Estado de Guerrero profundo, tradicional, con una pequeña y grande intelectualidad pequeño burguesa, liberal burguesa, pero unos y otros protagónicos destacados y participativos en cada etapa de la vida nacional, unos de tantos, entre cientos de ellos, don Manuel Meza Andraca, en distinta dimensión Vicente Fuentes Díaz, lombardistas y comunistas en un mismo escenario y acaudillando propuestas de salida social e histórica, acaso no bien madurada entonces y, por lo que se ve, ni en este momento.

Pero la lucha de clases en su ´proceso diferenciador dentro y con el capitalismo, que sigue presidiendo la vida nacional e internacional.

Uno encuentra cientos de guerrerenses en el Distrito Federal, maestros muchos de ellos, abogados, médicos eminentes; Cuernavaca retiene en su espectro social y partidario a innumerables guerrerenses, en un suelo social distinto, pero guerrerenses al fin y al cabo, pues la fisonomía campesina y, por tanto, pequeño burguesa viene de esa fase inconclusa de la Revolución democrática burguesa incompleta, que pronto derivó en concesiones turísticas, en matanzas de copreros y una lucha interminable por la vivienda en las barrancas de “Ciudad Renacimiento”, mientras “Punta de Diamante” surgía entre las olas y las playas de Revolcadero, del Fideicomiso de Llano Largo, de los Truoyet y todo aquello que se le antojara como bueno a la nueva burguesía dominante que no quiso saber más del movimiento “Escuderista” de Guerrero y menos de Guadalupe Sánchez y los generales Ambrosio y Andrés Figueroa, ascendientes del jefe transportista del Echeverriato, secuestrado luego por otro muchacho alzado de Ayotzinapa, Lucio Cabañas, del partido de los pobres.

Hacía más de un siglo que esto mismo dio origen a la Liga de los Justos. ¡Qué contrasentidos de la historia y en qué parecidos términos, la manera de maduración de otras organizaciones del anteayer internacional, con el chovinismo nuestro miope.

Del ex gobernador Alejandro Delgado, a José Francisco Ruiz Massieu, hay un abismo social y político inmenso; lo mismo que del ex gobernador Rubén Figueroa Figueroa, a el junior que después, volviera a ocupar el poder antes y después con la masacre de Aguas Blancas.

El general Raúl Caballero Aburto, que comandara las fuerzas contra los “Henriquistas” en el cine Cosmos, después de la debacle electoral presidencial, frente a Ruiz Cortines, el mismo que, en otro tiempo, una madrugada en “Palomas” acribillara a Saturnino Cedillo; luego le sigue a Guerrero, un sinfín de gobernadores duros, clasistas, clase medieros, triunfalistas, el pueblo de Guerrero con sus grandes contingentes rurales inquietos y politizados, sumados a todas las corrientes “democráticas” sin emancipación política propia, como no sea persiguiendo el señuelo de un nacionalismo social mejor, constructivo, de oportunidad y luego de prebendas, que poco se van angostando, hasta que el final terminan en programas contra el hambre fantasmal y el despojo de todo: la tierra, las minas, los litorales, la medicina social, las pensiones y las obras carreteras fabulosamente onerosas, más que diez refinerías juntas que no tenemos y cuya posibilidad de tenerlas se encuentra clausurada.

Genio teórico, del que no carecemos, se necesita para reseñar la vida social contradictoria del pueblo guerrerense, raíz también que se extiende por el Estado de Morelos, sino nos amurallamos torpemente en gendarmerías y otras yerbas represivas, hasta el desatino de ir a bonificarlas en la propia cuna del paramilitarismo colombiano.

Lo que estalló en Iguala es, aunque no se le reconozca, parte del terrorismo burgués con que pretenden guarecerse todas las oligarquías; sólo que nosotros no tenemos a Orleanistas y a Borbones enfrentados, sino al capitalismo imperial y a una nación subsidiaria a la que cada vez se le abaratan sus exportaciones y la relación cambiaria, con la que hay que comprar todo lo que necesitamos, mediando los enormes centros comerciales de importación.

Y es que cuando el nacionalismo de toda laya declina, el oportunismo político sale al paso en su nombre, pretendiendo remediar lo que ya fue ensayado y superado, como meras transiciones de una fase económica feudal a otra y, de ésta última, cifrada en los ejidos, a la total dependencia internacional de los centros financieros bancarios y comerciales.

Analista*

Desventura social y política de
la clase media mexicana

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

octubre 8, 2014

Gilberto Herrera Medina*

La clase media está constituida por la población, cuya composición heterogénea, especialmente en el capitalismo, que no forma parte de los trabajadores, ni de la burguesía dueña de los medios de producción y de cambio del sistema.

La clase media está presente en todas las esferas del conocimiento, la ciencia, la técnica y el arte, consecuentemente forma todas las profesiones.

Honorato de Balzac, el gran autor de La Comedia Humana, al igual que Dante en el Feudalismo, son dos portentosos ejemplares de la clase media, de la pequeña burguesía, como el primero le denomina en una de sus obras: “Los Pequeño burgueses”.

Toda la gran literatura y el arte es, en gran parte, obra de la pequeña burguesía; a ella pertenecen Franz Kafka, Martín Luis Guzmán”, Juan Rulfo, Marcel Proust, Roberto Musil, el austriaco de “El Hombre sin Atributos” que, igual que el primero, reflejan ambos la disolución en que había caído el imperio austrohúngaro; otro tanto acontece con Martín Luis Guzmán, en su incomprensión histórica del guerrillero emergente que fue Francisco Villa, al que le atribuye crímenes inconmensurables, mismos que no viera en la clase feudal de Chihuahua y en la conquista colonial que aún pesa sobre nosotros.

Rulfo, al contrario de Octavio Paz, nos rescata al mundo rural; no las contradicciones de la intelectualidad pequeño burguesa en que no incide, por ejemplo, el pequeño burgués y enorme poeta que lo fuera Ramón López Velarde, mismo fenómenos que se da de distinta manera y en otra realidad, como es al caso de Antón Chejov, quien como nadie retrata las zozobras del estudiante pobre en medio de aquel mundo feroz del absolutismo zarista.

A la clase media la moldea su país, la época, la cultura, las instituciones educativas y las tradiciones populares; lo mismo produce medianías, que hombres de talento, no genialidades en masa, los genios y los científicos notables no se dan en racimo, tampoco en maceta, como por ahí se dice.

La gran mayoría de las profesiones es el lugar preferido de las clases medias, pero no todos acceden a la enseñanza superior, una inmensa mayoría no lo logra.

Las masas estudiantiles de todo clase y nivel constituyen y su ubican en la pequeña burguesía; casi todos los partidos se hallan inundados y dominados por la pequeña burguesía a la que se le segmenta, en categorías convencionales de baja, media y media alta; según el estamento en que se ubica cada quien, es la oportunidad que le puede propiciar un desarrollo u otro, una inclinación a esta o aquella profesión.

Nadie ha estudiado tan magníficamente, definiéndola y caracterizando en función de la historia, como Carlos Marx y el propio Lenin, a lo largo de su obra teórica y política.

Valentinovich Plejanov, es otro destacado teórico de la revolución que contribuyera al conocimiento del individuo de la clase media, en varios de sus escritos, por ejemplo “El Papel del Individuo en la Historia” y el referido específicamente a la clase media, analizada históricamente.

En México, en nuestras Universidades y Politécnicos se ve potenciado el fenómeno político y social que representa y entraña la fuerza organizada o no de la clase media.

La enseñanza superior en todas su ramas, se ve inundada de cientos de miles de jóvenes, millones podríamos decir, que aplican largos años de su vida a transitar por las aulas en procura de capacitación técnica y profesional en la gama de la ciencias ingenieriles y de humanidades, las primeras de ellas diversificadas en la física, la química, la biología, la matemática y el sinnúmero de segmentaciones derivadas en especialidades de aspectos tan finos como el de la física atómica, genética o biológica.

Pero eso de agredir y asesinar a los jóvenes por cualquiera de sus manifestaciones científicas y políticas es algo que se está generalizando en el mundo, en todos los países en desarrollo y los altamente capitalista; baste decir que Barack Obama, si bien es un fenómeno típico del capitalismo imperialista, sin embargo asciende al poder, merced al empuje y a las contradicciones de la clase media.

¿Qué están pidiendo en estos momentos los estudiantes politécnicos y los estudiantes del Normalismo rural de Ayotzinapa, Gro? Los primeros, que no se les rebaje el nivel profesional y a convertirlos en meros técnicos al servicio de un desarrollo industrial dependiente y subsidiario; los segundos, los muchachos de la Normal de Ayotzinapa, en general, piden plazas de trabajo al salir como maestros; pero esto choca con la disolución ejidal y el empobrecimiento de la estructura agraria del país y son varias normales rurales que se encuentra en esa tesitura difícil y hoy trágica.

Resumiendo, podríamos decir que la pequeña burguesía, hijos del campesino y del obrero, en general del pueblo, ha abandonado a quienes la encumbraron en el poder.

La burguesía política ayudó a las clases subalternas, la burguesía financiera o quienes, en su nombre, ahora gobiernan; a los que casi su totalidad, no les importa lo que pase con la pequeña burguesía rural y semiurbana de cada de sus ciudades, de sus instituciones de enseñanza a todos los niveles. NO es difícil descubrir esto y explicárselo: el subdesarrollo dependiente, los capitales parasitarios aspiran a tener en las empresas, del tipo que sean, mano de obra barata, poco preparada o afín a sus intereses de explotación.

Simplificando enormemente las cosas, este es el problema gigantesco que se yergue en toda Latinoamérica, desde la Tierra de Fuego hasta el polo norte, de oriente a poniente del orbe; véase sino lo que acontece en Hong Kong, capitalista todavía, perteneciendo aún a China comunista; y lo propio acontece en Francia, en España, con los fenómenos del separatismo y la crisis de la economía europea que ahí se refleja en más de 6 millones de desempleados, un polvorín social y político frente al que no responde ni uno ni otro partido.

Con esa orientación e idénticos propósitos o despropósitos andamos en México. ¿Alguien querrá entender esto? Ni siquiera los que formamos la clase media alcanzamos a comprender nuestra verdadera situación social e histórica, en tanto que todo lo que queremos entender a partir de nuestra propia subjetividad exacerbada al extremo, como eso de que sin la clase obrera y contra ella, se puede forjar el futuro de un pueblo.

Véase a Grecia, a Italia, pueblos antiguos, de grandes y hermosas aportaciones en todos los campos de la actividad humana. ¡Y que problemas tienen frente a sus burguesías, frente al imperialismo mundial, frente a la guerra y a la acumulación del capital mundial!

Eso es algo que también vivimos en México, pero muchos piensan que no es así; que cualquier agrupamiento partidario sirve, mientras sea utilizable para el oportunismo tan enfermizo que es producto generalizado de estos estamentos medios, José Ingenieros, diría: del hombre mediocre, aunque no estemos de acuerdo con esa sociología y su orientación.

Analista*

Raúl Álvarez Garín, un joven de nuestro tiempo

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

octubre 1, 2014

Gilberto Herrera Medina*

Era tres años menor que yo, de tal manera fue uno de los tantos jóvenes que a su edad se halló envuelto en aquel proceso social juvenil de 1968 y lo que le siguió hasta este septiembre de 2014, y en donde prosiguen las acciones de uno y otro signo.

Fue siempre un consecuente cardenista, con letras mayúsculas y esto nos permitió encontrarnos a menudo por ese tiempo en entera coincidencia sobre el acontecer nacional.

Él por su parte, como muchos otros contemporáneos mantuvo su fidelidad a los hechos acaecidos el 2 de Octubre de 1968, efemérides que le embarga vida y esfuerzos organizativos intensos.

En alguna ocasión, a instancias de integrar el cuerpo de colaboradores de la Revista del PRD, cuyo dirigente en ese momento lo presidía Cuauhtémoc Cárdenas, me invitó a colaborar como si fuéramos antiguos conocidos, sin escarceos diplomáticos inusuales en el medio en que actuábamos; una invitación y nada más, previa conversación distante que yo observaba, de otro gran amigo, el inolvidable Oscar González López, cuya característica social más acusada, se reflejaba en la universal relación con todos matices democráticos propios de una movilización social nacional como en la que nos hallábamos envueltos.

Raúl Álvarez Garín, al momento de integrarnos en esa muy breve publicación, era a la sazón diputado federal, de la primera camada de legisladores en que había desembocado aquel movimiento por la primera candidatura a la Presidencia de la República de Cuauhtémoc Cárdenas.

A lo largo de todos esos años, salvo éste de 2014, el 21 de mayo que recuerde, ya no asistió al monumento en donde nos convocamos todos los que queremos al general Lázaro Cardenas del Río, y en cuyos actos, tres al año, 18 de marzo, 21 mayo y 19 de octubre, nos congregamos un puñado de gentes de distintas generaciones, entre ellos el doctor Francisco Luna Kan, ex gobernador de Yucatán, y hombre sencillo y cordial con todos los compañeros.

En esos actos hubo oportunidad de conocer y tratar a la señora madre de Álvarez Garín y descubrir que es deorigen cubano y su padre de Durango, circunstancia esta última que me permitió un acercamiento mayor a la distinguida dama, seria y sencilla como lo es y lo fue su propio hijo Raúl.

Con Daniel Molina, viejo joven ex dirigente de ciencias políticas de la UNAM, me informaba del estado de salud de Álvarez Garín, y éste, a su vez me informaba de las ausencias de Daniel, en nuestras convocatorias comunes.

Guardo un recuerdo cordial entrañable de Raúl, con el que subjetivamente compartí algunas de sus acciones políticas y periodísticas; todas sus acciones, pero su figura familiar calzando huaraches y con guayabera, la tengo y la tendré presente, sobre ligado a la multitud de afectos que nos unen como generaciones de aquel ya lejano, pero no extinto del todo que es el año de 1968 y todas las jornadas que le siguieron. Hasta siempre compañero, te volveremos a extrañar en los lugares de siempre, al lado del Monumento del General Lázaro Cárdenas del Río y lo que eso significa de grandeza histórica en la vida política de México.

Analista*

Los seguros carreteros, un atraco autorizado

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

septiembre 25, 2014

Gilberto Herrera Medina*

Los funcionarios de la Secretaría de Hacienda que autorizaron e impusieron la obligación de que se contraten seguros obligatorios, para los automovilistas que circulen por las carreteras nacionales, no conocen la realidad de lo que pasa en las carreteras, nunca han viajado por tierra carretera, como suele suceder con los subsecretarios de cualquier dependencia y, si acaso, alguna vez lo hacen, dejan todo a cargo del chofer, porque les molesta la tranquilidad burocrática, gastos pagados y peajes, en que viven.

Quienes somos usuarios regulares de las carreteras, sabemos que con el pago del boleto de peaje va el precio adicional de un seguro por daños a terceros y propios.

De nada sirven los seguros carreteros que, por coyotaje centralizado acaparó una empresa que fue del gobierno y se privatizó; usted queda expuesto a toparse de repente con llantas y rines tirados, sin ninguna posibilidad de evadir el peligro y para no hacérsela larga, nunca le pagan el daño causado, pretextos sobran para ello, que el automóvil no está a su nombre y mil artificios a que recurren. Leer más

Histórico