14°/29° puyaso24oct2014

Los jóvenes constituyen, dentro de cada pueblo, los átomos de la vida mundial

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

octubre 22, 2014

Gilberto Herrera Medina*

La lucha de clases no cesa, pero los jóvenes no se alinean ni siquiera en el propio estrato intermedio a que pertenecen. La juventud mundial son casi el único internacionalismo posible ahora; los jóvenes superan con sus inclinaciones, el peso muerto, el statuo quo, de todos las sociedades capitalistas, subdesarrolladas, agrícolas y atrasadas.

¿Cómo logra esto la vida capitalista mundial? Porque el joven, por una causa u otra, se halla al margen de las relaciones directas de producción; aún en las peores condiciones de sometimiento social, político o cultural, los jóvenes, la masa de muchachos busca caminos por donde evadir la monotonía de la vida en que viven sus padres, las generaciones que se mueren y que les precedieron.

El internacionalismo de los trabajadores, corre y discurre silencioso, implacable con la centralización de la riqueza que producen y tienen que reproducir.

De vez en cuando, de esa masa suelta, que las fuerzas productivas no pueden absorber, ocupar de golpe y en masa, obstaculizados como se hallan por los medios intensificadores del trabajo; las capas estudiantiles, dentro de las numerosas capas de la pequeña burguesía, se alguna manera encuentran intuitivamente que sólo en masa, pueden mover las barreras del mundo que los carca y los acerca tanto que tienen que moverse e inconformarse.

Esto es algo de lo que está pasando ahora en Ayotzinapa y esta es la respuesta mundial que los jóvenes y las masas juveniles del mundo les han devuelto en solidaridad.

Si los pueblos, si las masas obreras no entran en procesos revolucionarios, sino por el contrario en procesos regresivos de pobreza, de desempleo y de oportunidades de acceder a su respectivas sociedades civiles, no va a ser el estado político el que les impida manifestarse, si es que antes no se encierra cada nación en procesos fascistas.

Ayotzinapa demuestra que no todos los jóvenes son proclives al narcotráfico. ¿Y cómo se les ataja por pretender luchar y mezclarse en la sociedad, en el sistema político de su tiempo y de sus circunstancias?

Después de Ayotzinapa se ve venir una ola mundial juvenil en masa sobre todo lo que está pasando en nuestro país. ¿Y por qué no iba a ser esto así, si la riqueza petrolera está al servicio del capital mundial, por no decir más?

¿Se le han cerrado los ojos a la historia de la burguesía mexicana, para cambiarla por balas y ametralladoras? Es inútil que esto hayan decidido y esté ocurriendo así; los jóvenes agrarios, pobres, escapados de la subocupación y el hambre de sus familias han logrado despertar el mundo entero y esto no podrán detenerlo, no podrá detenerse como no sea con agregado y la suma de las masas populares en nuestro país y donde se alce la juventud mundial obrará en consecuencia.

Todo esto sucede en la antesala de la amenaza de una guerra mundial, una más, ¿y no iban los jóvenes a levantarse antes, a tomar las calles a exigir que les abramos caminos los viejos?

Eso digo, eso pienso; pero a lo mejor me equivoco; pero la realidad nos está diciendo otra cosa. ¿Lo entenderán? ¿Lo entenderemos? ¿O preferimos seguir repitiendo esquemas mentales en nuestras cabezas para engañarnos con esto y lo otro que acontece cada día de manera suelta?

Antaño la burguesía norteña quemaba libros de texto gratuitos; hoy quema muchachos pobres por docenas y los entierra en las montañas. ¡Eso es la peor siembra, siempre lo ha sido en México y en el mundo!

Analista*

Guerrero “el corazón de las tinieblas”

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

octubre 15, 2014

Lucha de clases y el nacionalismo
a la deriva en Iguala, Guerrero

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

octubre 10, 2014

Gilberto Herrera Medina*

Nadie calculaba, ni calculan todavía ahora, que la reforma energética iba a profundizar la lucha de clases en el país; aunque esto no se admita, aunque no se quiera reconocer, ni convenga expresarlo en estos términos.

La lucha de clases tiene lugar, agudizada, en el choque social y de mentalidades entre los jóvenes de Ayotzinapa y el mundo urbano capitalista de Acapulco, Chilpancingo e Iguala, desde donde bajan los muchachos de esa proverbial escuela rural, bien puesto el nombre y la memoria del insigne maestro Raúl Isidro Burgos, un hombre social que soñó, luchó y consagró su vida por un pueblo de Guerrero agrario, enfrentado a la irrupción del capitalismo turístico y hotelero que surgió esplendorosa por aquellas década de los 50 y los 60 del siglo pasado, con glamurosas reseñas cinematográficas que ocultaron siempre el escenario social de La Montaña, de Tixtla y Tlapa, de donde surgieron hombres como Othón Salazar y Miguel Aroche Parra, que hoy frisa un siglo de vida.

Estado de Guerrero profundo, tradicional, con una pequeña y grande intelectualidad pequeño burguesa, liberal burguesa, pero unos y otros protagónicos destacados y participativos en cada etapa de la vida nacional, unos de tantos, entre cientos de ellos, don Manuel Meza Andraca, en distinta dimensión Vicente Fuentes Díaz, lombardistas y comunistas en un mismo escenario y acaudillando propuestas de salida social e histórica, acaso no bien madurada entonces y, por lo que se ve, ni en este momento.

Pero la lucha de clases en su ´proceso diferenciador dentro y con el capitalismo, que sigue presidiendo la vida nacional e internacional.

Uno encuentra cientos de guerrerenses en el Distrito Federal, maestros muchos de ellos, abogados, médicos eminentes; Cuernavaca retiene en su espectro social y partidario a innumerables guerrerenses, en un suelo social distinto, pero guerrerenses al fin y al cabo, pues la fisonomía campesina y, por tanto, pequeño burguesa viene de esa fase inconclusa de la Revolución democrática burguesa incompleta, que pronto derivó en concesiones turísticas, en matanzas de copreros y una lucha interminable por la vivienda en las barrancas de “Ciudad Renacimiento”, mientras “Punta de Diamante” surgía entre las olas y las playas de Revolcadero, del Fideicomiso de Llano Largo, de los Truoyet y todo aquello que se le antojara como bueno a la nueva burguesía dominante que no quiso saber más del movimiento “Escuderista” de Guerrero y menos de Guadalupe Sánchez y los generales Ambrosio y Andrés Figueroa, ascendientes del jefe transportista del Echeverriato, secuestrado luego por otro muchacho alzado de Ayotzinapa, Lucio Cabañas, del partido de los pobres.

Hacía más de un siglo que esto mismo dio origen a la Liga de los Justos. ¡Qué contrasentidos de la historia y en qué parecidos términos, la manera de maduración de otras organizaciones del anteayer internacional, con el chovinismo nuestro miope.

Del ex gobernador Alejandro Delgado, a José Francisco Ruiz Massieu, hay un abismo social y político inmenso; lo mismo que del ex gobernador Rubén Figueroa Figueroa, a el junior que después, volviera a ocupar el poder antes y después con la masacre de Aguas Blancas.

El general Raúl Caballero Aburto, que comandara las fuerzas contra los “Henriquistas” en el cine Cosmos, después de la debacle electoral presidencial, frente a Ruiz Cortines, el mismo que, en otro tiempo, una madrugada en “Palomas” acribillara a Saturnino Cedillo; luego le sigue a Guerrero, un sinfín de gobernadores duros, clasistas, clase medieros, triunfalistas, el pueblo de Guerrero con sus grandes contingentes rurales inquietos y politizados, sumados a todas las corrientes “democráticas” sin emancipación política propia, como no sea persiguiendo el señuelo de un nacionalismo social mejor, constructivo, de oportunidad y luego de prebendas, que poco se van angostando, hasta que el final terminan en programas contra el hambre fantasmal y el despojo de todo: la tierra, las minas, los litorales, la medicina social, las pensiones y las obras carreteras fabulosamente onerosas, más que diez refinerías juntas que no tenemos y cuya posibilidad de tenerlas se encuentra clausurada.

Genio teórico, del que no carecemos, se necesita para reseñar la vida social contradictoria del pueblo guerrerense, raíz también que se extiende por el Estado de Morelos, sino nos amurallamos torpemente en gendarmerías y otras yerbas represivas, hasta el desatino de ir a bonificarlas en la propia cuna del paramilitarismo colombiano.

Lo que estalló en Iguala es, aunque no se le reconozca, parte del terrorismo burgués con que pretenden guarecerse todas las oligarquías; sólo que nosotros no tenemos a Orleanistas y a Borbones enfrentados, sino al capitalismo imperial y a una nación subsidiaria a la que cada vez se le abaratan sus exportaciones y la relación cambiaria, con la que hay que comprar todo lo que necesitamos, mediando los enormes centros comerciales de importación.

Y es que cuando el nacionalismo de toda laya declina, el oportunismo político sale al paso en su nombre, pretendiendo remediar lo que ya fue ensayado y superado, como meras transiciones de una fase económica feudal a otra y, de ésta última, cifrada en los ejidos, a la total dependencia internacional de los centros financieros bancarios y comerciales.

Analista*

Desventura social y política de
la clase media mexicana

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

octubre 8, 2014

Gilberto Herrera Medina*

La clase media está constituida por la población, cuya composición heterogénea, especialmente en el capitalismo, que no forma parte de los trabajadores, ni de la burguesía dueña de los medios de producción y de cambio del sistema.

La clase media está presente en todas las esferas del conocimiento, la ciencia, la técnica y el arte, consecuentemente forma todas las profesiones.

Honorato de Balzac, el gran autor de La Comedia Humana, al igual que Dante en el Feudalismo, son dos portentosos ejemplares de la clase media, de la pequeña burguesía, como el primero le denomina en una de sus obras: “Los Pequeño burgueses”.

Toda la gran literatura y el arte es, en gran parte, obra de la pequeña burguesía; a ella pertenecen Franz Kafka, Martín Luis Guzmán”, Juan Rulfo, Marcel Proust, Roberto Musil, el austriaco de “El Hombre sin Atributos” que, igual que el primero, reflejan ambos la disolución en que había caído el imperio austrohúngaro; otro tanto acontece con Martín Luis Guzmán, en su incomprensión histórica del guerrillero emergente que fue Francisco Villa, al que le atribuye crímenes inconmensurables, mismos que no viera en la clase feudal de Chihuahua y en la conquista colonial que aún pesa sobre nosotros.

Rulfo, al contrario de Octavio Paz, nos rescata al mundo rural; no las contradicciones de la intelectualidad pequeño burguesa en que no incide, por ejemplo, el pequeño burgués y enorme poeta que lo fuera Ramón López Velarde, mismo fenómenos que se da de distinta manera y en otra realidad, como es al caso de Antón Chejov, quien como nadie retrata las zozobras del estudiante pobre en medio de aquel mundo feroz del absolutismo zarista.

A la clase media la moldea su país, la época, la cultura, las instituciones educativas y las tradiciones populares; lo mismo produce medianías, que hombres de talento, no genialidades en masa, los genios y los científicos notables no se dan en racimo, tampoco en maceta, como por ahí se dice.

La gran mayoría de las profesiones es el lugar preferido de las clases medias, pero no todos acceden a la enseñanza superior, una inmensa mayoría no lo logra.

Las masas estudiantiles de todo clase y nivel constituyen y su ubican en la pequeña burguesía; casi todos los partidos se hallan inundados y dominados por la pequeña burguesía a la que se le segmenta, en categorías convencionales de baja, media y media alta; según el estamento en que se ubica cada quien, es la oportunidad que le puede propiciar un desarrollo u otro, una inclinación a esta o aquella profesión.

Nadie ha estudiado tan magníficamente, definiéndola y caracterizando en función de la historia, como Carlos Marx y el propio Lenin, a lo largo de su obra teórica y política.

Valentinovich Plejanov, es otro destacado teórico de la revolución que contribuyera al conocimiento del individuo de la clase media, en varios de sus escritos, por ejemplo “El Papel del Individuo en la Historia” y el referido específicamente a la clase media, analizada históricamente.

En México, en nuestras Universidades y Politécnicos se ve potenciado el fenómeno político y social que representa y entraña la fuerza organizada o no de la clase media.

La enseñanza superior en todas su ramas, se ve inundada de cientos de miles de jóvenes, millones podríamos decir, que aplican largos años de su vida a transitar por las aulas en procura de capacitación técnica y profesional en la gama de la ciencias ingenieriles y de humanidades, las primeras de ellas diversificadas en la física, la química, la biología, la matemática y el sinnúmero de segmentaciones derivadas en especialidades de aspectos tan finos como el de la física atómica, genética o biológica.

Pero eso de agredir y asesinar a los jóvenes por cualquiera de sus manifestaciones científicas y políticas es algo que se está generalizando en el mundo, en todos los países en desarrollo y los altamente capitalista; baste decir que Barack Obama, si bien es un fenómeno típico del capitalismo imperialista, sin embargo asciende al poder, merced al empuje y a las contradicciones de la clase media.

¿Qué están pidiendo en estos momentos los estudiantes politécnicos y los estudiantes del Normalismo rural de Ayotzinapa, Gro? Los primeros, que no se les rebaje el nivel profesional y a convertirlos en meros técnicos al servicio de un desarrollo industrial dependiente y subsidiario; los segundos, los muchachos de la Normal de Ayotzinapa, en general, piden plazas de trabajo al salir como maestros; pero esto choca con la disolución ejidal y el empobrecimiento de la estructura agraria del país y son varias normales rurales que se encuentra en esa tesitura difícil y hoy trágica.

Resumiendo, podríamos decir que la pequeña burguesía, hijos del campesino y del obrero, en general del pueblo, ha abandonado a quienes la encumbraron en el poder.

La burguesía política ayudó a las clases subalternas, la burguesía financiera o quienes, en su nombre, ahora gobiernan; a los que casi su totalidad, no les importa lo que pase con la pequeña burguesía rural y semiurbana de cada de sus ciudades, de sus instituciones de enseñanza a todos los niveles. NO es difícil descubrir esto y explicárselo: el subdesarrollo dependiente, los capitales parasitarios aspiran a tener en las empresas, del tipo que sean, mano de obra barata, poco preparada o afín a sus intereses de explotación.

Simplificando enormemente las cosas, este es el problema gigantesco que se yergue en toda Latinoamérica, desde la Tierra de Fuego hasta el polo norte, de oriente a poniente del orbe; véase sino lo que acontece en Hong Kong, capitalista todavía, perteneciendo aún a China comunista; y lo propio acontece en Francia, en España, con los fenómenos del separatismo y la crisis de la economía europea que ahí se refleja en más de 6 millones de desempleados, un polvorín social y político frente al que no responde ni uno ni otro partido.

Con esa orientación e idénticos propósitos o despropósitos andamos en México. ¿Alguien querrá entender esto? Ni siquiera los que formamos la clase media alcanzamos a comprender nuestra verdadera situación social e histórica, en tanto que todo lo que queremos entender a partir de nuestra propia subjetividad exacerbada al extremo, como eso de que sin la clase obrera y contra ella, se puede forjar el futuro de un pueblo.

Véase a Grecia, a Italia, pueblos antiguos, de grandes y hermosas aportaciones en todos los campos de la actividad humana. ¡Y que problemas tienen frente a sus burguesías, frente al imperialismo mundial, frente a la guerra y a la acumulación del capital mundial!

Eso es algo que también vivimos en México, pero muchos piensan que no es así; que cualquier agrupamiento partidario sirve, mientras sea utilizable para el oportunismo tan enfermizo que es producto generalizado de estos estamentos medios, José Ingenieros, diría: del hombre mediocre, aunque no estemos de acuerdo con esa sociología y su orientación.

Analista*

Raúl Álvarez Garín, un joven de nuestro tiempo

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

octubre 1, 2014

Gilberto Herrera Medina*

Era tres años menor que yo, de tal manera fue uno de los tantos jóvenes que a su edad se halló envuelto en aquel proceso social juvenil de 1968 y lo que le siguió hasta este septiembre de 2014, y en donde prosiguen las acciones de uno y otro signo.

Fue siempre un consecuente cardenista, con letras mayúsculas y esto nos permitió encontrarnos a menudo por ese tiempo en entera coincidencia sobre el acontecer nacional.

Él por su parte, como muchos otros contemporáneos mantuvo su fidelidad a los hechos acaecidos el 2 de Octubre de 1968, efemérides que le embarga vida y esfuerzos organizativos intensos.

En alguna ocasión, a instancias de integrar el cuerpo de colaboradores de la Revista del PRD, cuyo dirigente en ese momento lo presidía Cuauhtémoc Cárdenas, me invitó a colaborar como si fuéramos antiguos conocidos, sin escarceos diplomáticos inusuales en el medio en que actuábamos; una invitación y nada más, previa conversación distante que yo observaba, de otro gran amigo, el inolvidable Oscar González López, cuya característica social más acusada, se reflejaba en la universal relación con todos matices democráticos propios de una movilización social nacional como en la que nos hallábamos envueltos.

Raúl Álvarez Garín, al momento de integrarnos en esa muy breve publicación, era a la sazón diputado federal, de la primera camada de legisladores en que había desembocado aquel movimiento por la primera candidatura a la Presidencia de la República de Cuauhtémoc Cárdenas.

A lo largo de todos esos años, salvo éste de 2014, el 21 de mayo que recuerde, ya no asistió al monumento en donde nos convocamos todos los que queremos al general Lázaro Cardenas del Río, y en cuyos actos, tres al año, 18 de marzo, 21 mayo y 19 de octubre, nos congregamos un puñado de gentes de distintas generaciones, entre ellos el doctor Francisco Luna Kan, ex gobernador de Yucatán, y hombre sencillo y cordial con todos los compañeros.

En esos actos hubo oportunidad de conocer y tratar a la señora madre de Álvarez Garín y descubrir que es deorigen cubano y su padre de Durango, circunstancia esta última que me permitió un acercamiento mayor a la distinguida dama, seria y sencilla como lo es y lo fue su propio hijo Raúl.

Con Daniel Molina, viejo joven ex dirigente de ciencias políticas de la UNAM, me informaba del estado de salud de Álvarez Garín, y éste, a su vez me informaba de las ausencias de Daniel, en nuestras convocatorias comunes.

Guardo un recuerdo cordial entrañable de Raúl, con el que subjetivamente compartí algunas de sus acciones políticas y periodísticas; todas sus acciones, pero su figura familiar calzando huaraches y con guayabera, la tengo y la tendré presente, sobre ligado a la multitud de afectos que nos unen como generaciones de aquel ya lejano, pero no extinto del todo que es el año de 1968 y todas las jornadas que le siguieron. Hasta siempre compañero, te volveremos a extrañar en los lugares de siempre, al lado del Monumento del General Lázaro Cárdenas del Río y lo que eso significa de grandeza histórica en la vida política de México.

Analista*

Los seguros carreteros, un atraco autorizado

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

septiembre 25, 2014

Gilberto Herrera Medina*

Los funcionarios de la Secretaría de Hacienda que autorizaron e impusieron la obligación de que se contraten seguros obligatorios, para los automovilistas que circulen por las carreteras nacionales, no conocen la realidad de lo que pasa en las carreteras, nunca han viajado por tierra carretera, como suele suceder con los subsecretarios de cualquier dependencia y, si acaso, alguna vez lo hacen, dejan todo a cargo del chofer, porque les molesta la tranquilidad burocrática, gastos pagados y peajes, en que viven.

Quienes somos usuarios regulares de las carreteras, sabemos que con el pago del boleto de peaje va el precio adicional de un seguro por daños a terceros y propios.

De nada sirven los seguros carreteros que, por coyotaje centralizado acaparó una empresa que fue del gobierno y se privatizó; usted queda expuesto a toparse de repente con llantas y rines tirados, sin ninguna posibilidad de evadir el peligro y para no hacérsela larga, nunca le pagan el daño causado, pretextos sobran para ello, que el automóvil no está a su nombre y mil artificios a que recurren. Leer más

PRD: Metafísica electoral y oportunismo político

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

septiembre 10, 2014

Gilberto Herrera Medina*

Los críticos de la realidad, cualquiera que ésta sea, debemos dirigirnos a la segunda y no a la primera. La crítica, si toma solamente a ésta como punto de partida, las propias abstracciones, no alcanzará jamás, por ese método, el proceso concreto de lo real, lo dialéctico cuantitativo y cualitativo del proceso, sino que alcanzará meras abstracciones, cuando no subjetividades de una preferencia idealista cualquiera; pero sin desentrañar las contradicciones en que se mueven las partes y su totalidad.

Cuando se le ponen condiciones y esquemas a un proceso de consulta, cuando se formaliza éste en extremo, se obtienen resultados esquemáticos, al gusto de quienes en tales o cuales recuadros de plantillas, pretender meter a la fuerza una realidad que se les escapa de las manos. Esa es la lucha que libran los “Chuchos”, opuestos en todo a los intereses de los militantes, que no se limitan al encapsulamiento parlamentaria y representativo de unos cuantos dirigentes que se han eternizado, saltando de un cargo a otro, y corrompiendo la política con sus oportunismos

Expliquémonos más sencillamente, preguntando lo siguiente: ¿Por qué en el PRD, mediando INE, le puso y le impuso al proceso un registro de planillas, como embudo para que los votantes tengan que pronunciarse a favor de cada fracción o tribu?

Se quiso perpetuar de esta manera la reproducción del círculo vicioso del oportunismo político que priva en el PRD, con vistas a apoderarse, de esta manera indirecta y viciada del aparato de ese, para luego repartirse en un segundo y tercer plano, la masa de consejeros al Congreso Nacional y de esta manera conducir el proceso al punto muerto del reparto oportunista político del Comité Ejecutivo Nacional y, desde luego, todo inclinado a fabricarle al partido una nueva vieja dirigencia.

Un golpe de estado y nada más son las elecciones en donde ya están como realidad las tribus, las sectas, los intereses políticos de las individualidades y los grupos que asfixian al partido, sino es que ya lo han matado y vive como todo la formal que se inventa al margen de la lucha social clasista, política que debiera permear y expresarse en la vida de cualquier partido político; si es que de verdad se pretende tal cosa.

¿Por qué en lugar de que las tribus se registraran en planillas, no se optó por someter al proceso la elección misma de la nueva dirección nacional política del propio PRD, si es que el partido se convierta en una fuerza social, con intereses bien propios, independientes y no limitarse, como ahora se hace, a lo meramente electoral, legislativos, parasitario municipale, de legisladores federales y estatales, con plurinominales y uninominales a cuota fija y todo aquello que ya se conoce como manifestación del masivo naufragio de una clase media empedernidamente oportunista?

Justamente porque a la militancia del PRD siempre se le ha “planchado” desde esos grupos; que ya conocimos y vivimos desde sus primeros pasos y esa regresión política constante, degenerativa en que las tribus se ha venido larvando de entonces a la fecha. Y ya llevan 20 viviendo y enriqueciéndose con eso, basta conocer como han saqueado presupuestos enteros de todo nivel y como las familias enteras de esas tribus se posesionan de los cargos de elección y de designación directa, convirtiendo a la organización en una caballeriza que nomás ellos ensillan.

Lejos y alejándose cada vez más de un partido de masas, el PRD se ha tornado en un partido de pandillas políticas; unas y otras de esas tribus se rehúsan a disolverse internamente, y como caporales de la política oportunista en boga, impiden y luchan a toda costa, porque el PRD se democratice no sólo formalmente, sino prácticamente, con una vida y acción práctica de masas, con cercanía a los campesinas despojados y arruinados, con intervención directa y activa de los trabajadores.

Pero nada de esto se quiere. Falta saber si la crisis que se nos viene encima, ya casi sin república, comprometidas las fuerzas productivas del país, aceptamos el hecho consumado que el capital mundial le dicte al país y al pueblo de Lázaro Cárdenas, y de tantos miles de mexicanos que nos limitamos a votar cada vez, sexenio tras sexenio, viviendo entre la corrupción oportunista de los propios dirigentes que   consideramos propios; pero que no lo son; reconociendo que nos hemos equivocado en eso y, principalmente, en la pasividad colectiva que nos hace aceptar el juego sucio oportunista a que tienen reducido el partido.

A eso se reduce este proceso electoral viciado, tan acuciosamente elaborado; pero cuya inventiva teórico, económica, política, brilló por su ausencia en los debates de las Leyes Energéticas que dan al traste con la plusvalía del petróleo mexicano. Si es que hubiera que discutir en qué consiste la renta y la ganancia media mundial de una materia prima clave en las finanzas y en la producción de valor.

¡¡Pero qué buenos resultaron para organizar plantillas electorales y hasta les aplauden aquellos que más combaten el desarrollo independiente del país mexicano nuestro, de su pueblo que nada en el desempleo de más de 60 millones de sus hombres y mujeres!! Es cierto que esas pandillas ya tienen todo predeterminado, lo sabemos y nos sometemos a ese juego, aceptando lo que constituye toda una deformación que malas cuentas ha rendido hasta ahora en gran parte del mundo. La crisis lo demuestra.

Analista*

¡Renovar la hegemonía presidencial! ¿Sobre qué supuestos?

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

septiembre 3, 2014

Gilberto Herrera Medina*

De José López Portillo a la fecha, trascurridos poco más de 5 sexenios, el Estado Mexicano, particularmente el poder presidencial, ha descuidado y perdido, por tanto, eso que se ha dado en llamar la hegemonía, que no es solamente el dominio de una clase frente al resto de la población, sino la conquista de su voluntad, de eso que Antonio Gramsci, el gran italiano, puso en boga en los ambientes políticos de Europa, sin menoscabo de su ortodoxia marxista.

Los gobiernos emanados de la Revolución democrático burguesa de 1910, mal que les pese a los panistas y al ultra izquierdismo, sustentaron su poder en el bloque de poder político cultural y social que cada Presidente de México, tuvo a su alcance. No había necesidad entonces, de un mayor esfuerzo ideológico argumentativo, que la propia historia nacional, en este caso la Revolución Mexicana.

Sin embargo, con la irrupción del socialismo mundial, empezó a cuestionarse las medidas reformistas, la Reforma Agraria y la Justicia Laboral, entre otras, como insuficientes para emancipar políticamente a la clase obrera en alianza con los campesinos; y así surgieron las organizaciones campesinas independientes, en tanto que la CNC oficial perdió y fue desgastándose gradualmente para llevar adelante no sólo el reparto agrario, sino la industrialización capitalista de la agricultura, en que las elites políticas no estuvieron nunca interesadas, o bien sólo de palabra decían defender los intereses históricos de la Revolución vuelta gobierno.

Con Carlos Salinas de Gortari las cosas se fueron al extremo por su interés en ingresar a México, en el torrente mundial de capitalismo, transfiriendo el valor de los capitales fijos, más de mil 200 empresas paraestatales a particulares, las que simularon comprarse, endeudando a las mismas, para luego quebrarlas, dejándolas sin cuota de ganancia, alzarse con capitales líquidos que el propio gobierno hubo de pagar después, con dinero de los contribuyentes menores, pero especialmente con los sobrantes de capital petrolero que no reingresaba a su propio circuito de reproducción ampliado.

Ernesto Zedillo Ponce de León, entra de lleno en lo que pudiera llamarse el primer presidente panista, aunque nominalmente se pretendiera sucesor de los gobiernos revolucionarios nacionales.

Recuérdese que tuvo a su cargo el famoso Ficorca, encargado de canalizar crédito y financiamiento público a particulares; esto lo colocó en la esfera de los corporativos nacionales y extranjeros, como mediador del Estado Mexicano, la deuda externa y el crédito público directo a la capitalización privada.

Vicente Fox y Felipe Calderón, son accidentes de la derechización externa interiorizada en México, para subordinar totalmente las fuerzas productivas del país a la capitalización mundial y ya para entonces, para sostener la cada vez disminuida cuota de ganancia internacional de la industria norteamericana y, principalmente de los capitales accionarios que anticipan rendimientos nominales sin que haya reducción de valor alguno, como no sean los beneficios, también anticipados de la deuda.

La crisis actual en el mundo, tiene y tuvo su propia manifestación en México y el TLC y la reconversión de las paraestatales convertidas en empresas privadas, receptoras de deuda externa directa, fue el paso que se dio y que a la fecha prosigue.

EU, quiérase que no ha tenido una inflexión para paliar el procesos de crisis en la acumulación de capital y, en México, no ha habido el correspondiente replegamiento antiespeculativo, que atempere el proceso de la crisis y la imposibilidad del desarrollo.

¿Se puede hacer algo, frente al deterioro mundial, o nuestro país se encuentra sumergido irremediablemente en el tobogán de la descapitalización interna, sin fuerzas productivas propias y sin posibilidades de crearlas como lo pregona la derecha mexicana, creyendo que en ello le va la suerte.

¿Chile, Argentina, Brasil, Venezuela, Bolivia, Perú, Ecuador, no han experimentado proporcionalmente los mismos embates que ha padecido México? Así es; pero la crisis del capitalismo es de tal magnitud que socaban las propias bases de reproducción de valor capitalista en el centro mismo del principal polo imperialista mundial, constituido por los EU.

Como el nadador que se ahoga y no alcanza a salir a la orilla, en México, al parecer parece que nos hundimos más en el proceso de descapitalización mundial, como si la condición de supervivencia del imperialismo fuera, y es, rapar a los Estados Nacionales del mundo de todo cuando tengan, hasta no tener manera de ocupar su población; hasta no poder genera valor alguno, como no sea el contenido en los recursos naturales y esto, a base de más deuda directa, en donde se engloba el costo de la tecnología y todas las formas de beneficio que se suman al capital que ni siquiera se ocupa de comprar trabajo vivo, como no sea el indispensable para manejar las máquinas de trituran millones de toneladas diarias, con dos o tres operadores.

¿Qué proyecto de sociedad tenemos como país, aún dentro del capitalismo espantoso que se mira?

Esa es la hegemonía presidencial que habría que buscar, esbozando un proyecto de nación, un propósito común de nación, de pueblo, sin que los propios acumuladores de la riqueza pública y privada nos arrastren al mismo precipicio que se empezó a cavar hace 30 años. ¿Es posible esto? Si no fuera así, ¿qué otra salida nos queda? ¿Apostarle a la renta absoluta y diferencia del petróleo, algo que no conseguido ningún país petrolero incluyendo Rusia? Invocamos a Noruega en abstracto, pero en la práctica la geopolítica nos dicta otra fatalidad, al igual que perdimos Texas y más de la mitad del territorio nacional hace casi dos siglos por cumplirse.

Analista*

PRI nacional, remeda a Cicerón, aunque tampoco empareja a César

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

agosto 27, 2014

Gilberto Herrera Medina*

“De que la perra es brava, hasta a los legisladores muerde.” Refrán

César Camacho Quiroz, presidente del CEN del PRI, le da por hablar de corrido y argumentar como experimentado juez de letras de cualquier pueblo del Valle de México antiguo.

La última puntada de política teórico práctica, es la que propone reducir a 300 la Cámara de Diputados y la parte correspondiente a la de Senadores.

Se le mira enterado de la doctrina de Estado, lo mismo que pareció en un principio, otro ex gobernador del estado de México, don Emilio Chuayffet Chemor, cuando propuso, sin más ni más, hacer exámenes a los maestros de todo el país, en vez de examinar la realidad nacional, de la que son parte esos “profetas”, como cariñosamente les denominaba mi amigo, también profesor y economista, Oscar González López.

¿Qué no le pareció suficiente que votaran por la reforma constitucional reciente y las nueve leyes energéticas (once) mismas cuya consecuencia será desencadenar la especulación accionaria y crediticia dentro y en la periferia del imperialismo norteamericano, cabeza mundial de la crisis, aunque esté reventando visiblemente mayormente en Europa?

Pero don Cesar Camacho Quiroz se aventó como el “borras” de la TV y dijo, palabras más, palabras menos, “el PRI propone la reducción de los diputados plurinominales y también la de los Senadores.

¿Sabe don Cesar, el mexiquense ex gobernador, que representa una Cámara y Otra? Toda proporción guardada, la de los diputados es el Constituyente de la Sociedad Civil, abstracto e ilusorio desde luego, que eso se trata en el Estado político.

Me estoy metiendo en las patas de los caballos, porque donde Cesar Camacho bien podría ser el maestro de Teoría del Estado que no tuve, aunque al lado del salón en que cursé tal asignatura daba cátedra don Mario de la Cueva.

Cada país, dentro su conformación histórica, tiene sus particularismo; abreviemos exposiciones farragosas que no vienen al caso; en el nuestro, la Cámara de Senadores fue un apéndice feudal, de los grandes propietarios de la tierra, aunque este desempeño más bien lo tuvieron los diputados, después del México Independiente.

Aquel país de mediados de 1800 y 1824, nunca sobrepasó los 7 millones de habitantes. ¿Qué sociedad civil querría y podía tornarse política entonces? ¿Qué corporaciones y que clase hubo entonces? La Iglesia era y fue la mayor corporación y la gran detentadora de la tierra y de la riqueza inmobiliaria, los jesuitas por delante; de ahí que esto diera lugar a la reforma de Juárez y a la pérdida de más de la mitad del territorio nacional.

¿Por qué se propone reducir el número de legisladores de ambas cámaras del Congreso de la Unión? ¿Qué porque gastan mucho dinero? Frente a lo que viene, el presupuesto del legislativo es una miseria, ¿o no será que ambas atribuciones las asumirán, de cierta manera, los que los nuevos titulares, de los nuevos órganos independientes, que van a regular las contrataciones del petróleo, el gas y la electricidad y lo que sobre de los dineros de la renta del petróleo, no las ganancias, eso es otra cosa; como tampoco habrá dividendos del capital accionario y crediticio que contraiga nuestro país?

No tengo ninguna devoción por “nuestros representantes legislativos” a quienes el Cesar del Río Lerma les amenaza con sacarlos de sus curules; es más, hasta creo que algo del oportunismo político rampante se aminorará y podría subir de calidad la práctica social democrática en que estamos hundidos.

Pero solamente agregaré una cuestión más. Pudiera ser que el tiro le salga por la culata al priismo y al gobierno del presidente Peña Nieto; ¿Por qué? Porque la polarización social que se ve venir, con consulta y sin consulta energética, puede incendiar la pradera mexicana ya de por si inhóspita.

¿No es mejor tener a esa bola de oportunistas, haciéndole al cuento de que legislan, cuando todo se reduce a levantar el dedo y a chiflarse y empujarse unos a otros? Así sesionaba el Senado Romano, después de que los “padres conscriptos” regresaban de su chorcha política diaria en las termas.

Porque los senadores romanos asesinaron a Julio César y, entre nosotros, esos mismos Senadores le hicieron el juego a Victoriano Huerta, lo mismo que unos cuantos diputados, no así don Serapio Rendón, ni Adolfo C. Gurrión, ni el Senador Field Jurado y menos don Belisario Domínguez, al que le aplicaron sus compañeros la ley del hielo, dando pábulo a su posterior asesinato.

Si quiere el presidente del PRI meterse en camisa de once varas, que lo haga, que proponga; que al fin y al cabo la fogata social esta como tostar condoches.

Analista*

El pasado no ha pasado y el futuro no llega

Imprimir esta nota Imprimir esta nota

agosto 20, 2014

Gilberto Herrera Medina*

¿Qué viene y que pasará después de la reforma energética en México? ¿Al gran endeudamiento internacional que conllevan las inversiones en extracción de crudo y gas, seguirá una gran devaluación del peso mexicano frente al dólar y el resto de los patrones monetarios del mundo? Esto es lo que hay que analizar e intentamos hacerlo ahora en estas notas.

Toda gran inversión que no se dé a partir de un crecimiento interno, mejor dicho desarrollo, acumulación de capital productivo, para reproducirlo como tal, es inflacionaria y repercute en los precios de las subsistencias, en el valor de la propiedad, sobre todo en los salarios, que son los que regulan la plusvalía que otros se apropian y no los productores que son fundamentalmente los trabajadores.

Keynes, toda su obra escrita es un trasunto, mejor expresado, de las ideas que arriba expresamos y de otras con que de plano no compaginó la realidad capitalista, que tomó en ocasiones a pie juntillas sus planteamientos.

¿Con qué y de donde procederán los financiamientos de la reforma económica que se propone poner en marcha con las obras de aguas profundas, someras y de tierra firme, de crudo y gas, oleoductos y uno y mil proyectos, 16 de ellos, que la CFE anuncia llevará a cabo?

La URSS en tiempos de Brezhnev, llevó a cabo la magna obra del gasoducto que va de Siberia a Europa. Alemania, principalmente, le suministro la tubería de acero del caso y la URSS la pago con gas.

La crisis posterior de la URSS se fincó, entre otros factores de competencia y rivalidad con el imperialismo, en este trueque de tubos por gas, donde el país de Lenin fue el perdidoso.

Habría que analizar otros intercambios mundiales de un bloque y otro, para explicar y describir suficientemente la situación mundial del comercio y de la producción de uno y otro sistema; pero por hoy sólo enunciamos el fenómeno que cambió la faz de la política mundial y que viene de regreso, cobrándose con creces con la devastadora crisis mundial que, a la fecha no termina y pudiera ser que, México, por conveniencia y apetito de unos y de otros, nacionales y extranjeros, se esté adentrando en ese volcán mundial deslumbrados por el real o falso señuelo de un desarrollo económico fabuloso.

A México y a los mexicanos nos puede ir muy mal en esta aventura energética y me temo que, sin rectificación posible, las cosas apunten a un ominoso estado social, económico y político que no me atrevo siquiera a atisbar.

Lo de menos es legislar de esta o de aquella manera, que al fin y al cabo la legislación no es más que la voluntad de la clase en el poder o la fracción que tiene las riendas del Estado.

A los empresarios mexicanos, lo que quede de los mismos, por no haberse conformado con recibir el gas de Pemex barato y otros energéticos, entre ellos la electricidad, el carbón, el hierro, etc., y que optaran por el libre comercio, ahí tienen los resultados con el desempleo y la pobreza de millones de trabajadores; algunos pocos acumularon miles de millones de dólares; pero para cuando pasó, esa plétora de capital no es ni fue capital productivo.

Ellos conocen, mejor que el que esto escribe, los sistemas de crédito mundial, cuyo reflejo y pleitos se dan hasta en los casinos, mediando la política y no pocas veces sin ésta.

¿Qué le pasó al gran directivo de la enorme cementera mexicana, Lorenzo Zambrano, con la crisis del ladrillo en España, por ejemplo, y sus dificultades con el fisco de ese mismo gobierno, cuyo fallecimiento le impidiera finiquitar el diferendo fiscal, según se supo después de su fallecimiento?

Pero lo que se nos viene encima sólo es comparable, toda proporción guardada, con la operación “Barba Roja” de Hitler, contra Polonia, primero, y en seguida contra la URSS. Y si no al tiempo lo veremos o a quienes el destino les alcance,

No estoy inventando el agua tibia de las crisis económicas mundiales; si parte de lo que aquí se escribe, lo hiciera un laureado Nobel en Economía, los medios informativos tal vez le darían vuelo; pero como nosotros somos don nadie, mayormente siendo mexicano, todo equivale como luego se dice: a oír misa, o darnos el avión, que es lo mismo.

¿No acaso los proyectos de Silvio Berlusconi se vinieron abajo y tantos otros semejantes en EU? ¿O qué quiso decirnos el gobernador de California, Jerry Brown, sin que hagamos caso de nada? Y hay que considerar que Italia es una economía mayor que la nuestra y lo mismo España. Mejor no le seguimos al recuento, que faltan toros y cuadrillas a la corrida.

Analista*

Histórico